jueves 13 de mayo de 2021

MODA | 17-04-2021 14:51

Kate Middleton: ejemplo de sobriedad y elegancia en el funeral de Felipe de Edimburgo

La Duquesa de Cambridge mostró respeto ante el luto de la corona luciendo una pieza de Roland Mouret.

Este sábado fue un día de tristeza y luto para la Corona Británica: la Reina Isabel II enterró a su marido, el Príncipe Felipe de Edimburgo. Lo cierto que junto al dolor inmensurable, además de la exposición, cada integrante de la familia real tiene que respetar un estricto código de vestimenta para la ocasión. Kate Middleton, fue el ejemplo de esta regla impuesta por su majestad. 

Tras la muerte de su padre, Jorge VI del Reino Unido, Isabel impuso el protocolo fúnebre  -Morning Coat with medals or Day Dress, es decir, chaqué o traje con medallas y vestido de día en color negro- siempre preparados, incluso hasta en los viajes oficial. Esta mañana, Kate Middelton fue la más acertada para esta aparición pública. 

Kate Middleton: ejemplo de sobriedad y elegancia en el funeral de Felipe de Edimburgo

La Duquesa de Cambridge escogió lucir un abrigo negro de Roland Mouret con cuerpo entallado y falda evasé, decorado con una sobrio pero elegante lazó en el escote. Bajo él, se supo que llevaba un vestido o falda de largo justo por encima de las rodillas en el mismo tono. Este mismo atuendo lo usó  en 2018 durante el Royal British Legion Festival of Remembrance.

Para completar este atuendo de luto y respeto, la esposa del Príncipe William combinó con stilettos, tocado con un sutil velo de red y un sobrio bolso de mano junto a una mascarilla. 

Kate Middleton: ejemplo de sobriedad y elegancia en el funeral de Felipe de Edimburgo

En cuanto a las joyas, la futura reina consorte escogió una pieza icónica con mucho significado: la gargantilla de perlas perteneciente a la colección de Isabel II que llevó por primera vez en 2017 para asistir a la cena de celebración por las bodas de platino de la Reina y el duque de Edimburgo, y que hoy ha tomado mucha relevancia para la familia. 

Se trata de una pieza muy especial para la soberana, que fue fabricada en perlas cultivadas, fruto de un regalo del gobierno japonés, con un broche de diamantes en forma de lágrima. Como piezas complementarias, la Duquesa se ha elegido unos pendientes de perlas, la misma combinación que Diana de Gales escogió cuando le tocó lucir la citada gargantilla.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios