Friday 12 de July de 2024

MODA | 29-05-2023 08:02

Christophe Josse: el diseñador francés de alta costura que no vendió su marca a grandes corporaciones

Así define este diseñador de alta costura francés su trabajo. Una charla con un creador deseado por grandes firmas que elige siempre la autonomía comercial para preservar su inspiración.

Es uno de los estilistas de la Alta Costura parisina que se distingue por su gran talento y simplicidad personal. Christophe Josse fue director artístico de la legendaria casa de moda Torrente. En el 2003 Torrente le propone la dirección de la Alta Costura de la maison, pero solo se quedará un año en el puesto para hacerse su propio camino. En julio del 2006 Christophe Josse presenta su primera colección con su nombre durante la semana de la Alta Costura de París. Un año después la Cámara Sindical de la Alta Costura y el prêt a porter lo invitan a formar parte del calendario de la Federación y desde el 2011 se convirtió en un miembro permanente. 


Christophe Josse ama la simplicidad y la refleja en sus prendas, sus colecciones recorren el mundo con una clientela exigente y poderosa. Su showroom es tan cálido como Christophe mismo y su savoir faire involucra en la creación a muchos artesanos del arte que lo siguen en su camino ascendente. Vestidos de muselina de seda, satín duquesa, tafetas de seda, cinturones bijoux, metros de tul en volados interminables, pliegues de una caída perfecta, este es su mundo; un trabajado con una gran delicadeza y una gran visión futurista. Piezas fluidas en colores pastel, suaves y elegantes. Un trabajo impecable de una modernidad (modernismo) inocente y atemporal.

CHRISTOPHE JOSSE
Diseños al cuerpo y con géneros variados forman parte de su última propuesta.

-Siempre dijiste que te gustaba hacer colecciones con una historia…    
-Son los capítulos de mi propia historia, lo que me da una cierta seguridad; después de todo trato de guardar una cierta humildad, que me parece que a medida que pasa el tiempo y que salen mis colecciones se perfila un estilo, algo que a los estilistas nos hace reconocidos en un tipo de trabajo. La historia que yo represento en cada colección finalmente es la mía. 


-¿Sentís que en tus colecciones se distingue esa historia?
-Yo no sé, lo más evidente sería mirarlas con detenimiento, porque yo me exprimo más a través de mis prendas que de mis palabras, cada uno debe descifrarla y si pasa por el costado, no importa. Creo que siempre hay un hilo conductor en el espíritu, en los bordados y en una multitud de detalles que sirven a la construcción de una prenda.


-¿Cómo te definís como persona y como estilista?
-Es difícil hablar de mí, yo prefiero hablar de vestidos porque no sé hablar de mí, prefiero que lo hagan otros. De mi trabajo puedo decir que es un combate permanente, que hay que estar animado de una gran pasión, de una pasión real. Es un metier de pasión y también de compartir, un metier de equipo, de personas que te ayudan y sostienen y que tratan de llevarte hacia arriba para lograr algo diferente y particular; distinto de lo que uno puede encontrar en la calle, porque hay mucha gente que hace vestidos y tengo la impresión de que lo que nosotros proponemos con la alta costura es otra cosa, no quiero decir que sea mejor, sino diferente y es lo que a mí personalmente me gusta. La posibilidad de extraerse de lo cotidiano que vivimos todos a través de una colección, me motiva, porque cuando creás algo con pasión te olvidás de todo y podés proyectar hacia delante.

“Es muy complejo seguir como una casa independiente, pero esa libertad tiene su precio. Al menos no tengo que rendirle cuenta a nadie ni nadie frena mi trabajo y mi inspiración”.


-¿Como es tu búsqueda?
-Es una búsqueda de algo que es completamente superficial, frívolo e intrascendente con una cierta exigencia: debe ser hermoso. Eso es lo que nos anima, las ganas de lograr algo hermoso, bello. Hoy lo bello se puede contar de mil maneras, pero sabemos que está un poco fuera de tiempo y es eso lo que yo amo.


-Hay firmas que quieren llevarte para trabajar con ellos…
-Sí, las hubo y las hay, pero las propuestas nunca fueron de mi agrado y la verdad es que prefiero, aun si es muy complejo, seguir como una casa independiente; esa libertad tiene su precio, pero al menos no tengo que rendirle cuenta a nadie ni nadie frena mi trabajo y mis inspiraciones.

CHRISTOPHE JOSSE
Algunas propuestas que se vieron en la última semana de Alta Costura en París.


-¿Cómo es tu rutina?
-Mi vida cotidiana en tiempo de colecciones está en el atelier, después me tomo algunos días de descanso, pero inmediatamente comienzo a pensar en el negocio, hay que vender la colección, estar presente en el showroom para la clientela y comenzar a pensar en la próxima temporada.


-¿Podemos decir que vivís en un desafío permanente?
-Ah sí, ¡es tan real, ¡no podría resumir mejor la situación! Se lo puedo firmar al final de la página, es verdaderamente eso: un reto permanente en lo cotidiano, fue así anoche, esta mañana y seguramente mañana también. Vivo entre las dificultades financieras y los deseos artísticos. El reto permanente es el deseo de hacer las cosas encontrando un equilibrio entre la costura y la parte financiera para poder continuar; este trabajo da una cierta tensión, una manera de interrogarse sobre lo que uno hace constantemente. 

 

at Lilian Rinar

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios