MODA | Hace 2 semanas

Herederos del color: una charla con los hijos de Ágatha Ruíz de la Prada

Cósima (30) y Tristán Ramírez (33) trabajan junto a su madre en la empresa madrileña que con alegría conquistó el mundo.

-¿Cuál es la tarea de cada uno en la empresa?

-Cósima: Pues, Tristán es el Director General, ¡nuestro jefe!. Y yo soy la creativa.

-¿Y Ágatha? ¿qué rol cumple?

-Cósima: ¡Y mi madre es la jefa de todos, la reina! (risas).

-¿Siempre estuvieron vinculados a la marca o alguna vez estuvieron peleados con la firma y con el color?

-Tristán: Uy, esta es una buena pregunta para Cósima.

-Cósima: Yo tuve una breve adolescencia anticolor en la que tuve mi momento “anti Ágatha”, pero era normal, como cualquier adolescente. Y, en cuanto maduré un poco, vi el maravilloso legado de mi madre. Pues, no podía ignorarlo.

También te puede interesar: Ágatha Ruiz de la Prada: “Soy feminista desde que tengo 12 años”

-Tristán: Todo el mundo piensa siempre que, como nuestra madre diseña tantas cosas de colores, vivimos siempre vestidos a puro color, pero lo cierto es que de pequeños íbamos con ropa heredada de primos mayores. Ya en mi adolescencia tenía una visión muy práctica: iba a comprar cuando necesitaba un pantalón nuevo y punto. Y ahora todo ha cambiado...

Cósima: Te has convertido en un fashionista (risas).

-¿Qué es lo que más admiran de lo que logró su madre?

-Cósima: Lo que me encanta es ver el impacto que tiene en la gente. Porque allí donde vamos, en cualquier desfile que montamos, de verdad se crea un momento mágico, tanto con las modelos como con el público, que de verdad se impregnan de felicidad, de una actitud muy libre. El impacto de nuestra ropa y de nuestros productos, la verdad es que se vive.

-Tristán: Sí, para mucha gente los colores y la estética de la marca les dan como libertad. Es atreverte a hacer algo muy individual, y yo creo que es el lado un poco individualista y, además, atrevido de hacer lo que te apetezca, que es importante en la moda.

-¿Qué creen que le aportaron cada uno de ustedes a la marca?

Cósima: Yo creo que Tristán nos ha traído mucha calma porque siempre digo que es el buda de la familia, y bueno, yo he traído un poco menos de calma (risas).

También te puede interesar: Olvídate del negro: los zapatos se llevan con color, print y texturas

-Tristán: Yo creo que lo que aporta mi hermana es sobre todo rebelión. O sea, es un poco ella en su estética, tiene una personalidad muy fuerte, muy parecida a mi madre. Y entonces, ahí chocan, pero salen cosas muy creativas y muy buenas.

-¿Y en qué cosas creen que lograron relajar a Ágatha?

-Cósima: En términos artísticos diría que, últimamente, nuestras colecciones también tienen chándal  (buzos). Eso es casi un milagro

-Tristán: Yo creo que a ella le horrorizaban los chándal.

Cósima: Hace unos años decía que incluso la palabra chándal la irritaba (risas) y ahora dice “¡Qué toda la colección chándal!”.

-Ustedes, como nueva generación, ¿cómo se vinculan con la sustentabilidad?

-Cósima: Es una de las cosas que más nos importa. Diría que es un tema que se habla muchísimo en estos momentos, y es complicado, porque solo grandes conglomerados tienen los recursos pueden hacer ese tipo de investigación y de cambios reales.

Mientras tanto, estamos hablando del tema, debatiéndolo, sacándolo a la luz en todo momento que podemos y, por supuesto, en la oficina todo lo reciclamos. Dentro de lo posible, hacemos lo que podemos. Claro, es difícil siendo una marca pequeña.

-¿Ustedes se definen como una marca pequeña?

-Cósima: Sí, somos una marca pequeña. Somos un estudio-diseño, sobre todo. Tenemos muchísimo impacto porque hemos diseñado  tantísimos distintos productos, pero nuestro estudio, nuestro equipo central, es en verdad bastante pequeñito y familiar.

-Tristán: Sí, y luego a la escala que hoy en día se está creando la moda, donde tienes grandes empresas que cogen cada vez más territorio, que los ves en todos lados, sí somos… Hay mucha gente que se cree que somos inmensos, pero somos más pequeños.

-Cósima: Sobre todo, por el impacto que tenemos que, de verdad, estamos en todos lados, tenemos tantos productos. Muchísima gente, cuando viene a visitar nuestras oficinas, se queda flipao pensando que somos un equipo tan pequeño que hace todo lo que hacemos.

-¿Cómo ven el futuro de la moda? 

-Cósima. Tiene que cambiar. Está claro que todos los sectores, desde el lujo hasta la moda más rápida está dándose cuenta que tiene que cambiar. Y yo creo que, en gran parte, también es el consumidor que tiene que cambiar.

Nos hemos acostumbrado a unos hábitos bastante irresponsables de consumo. En verdad, también las redes tienen ahí su influencia complicada. Estamos acostumbrados a que una imagen ya la ves al instante y ya te has aburrido de ella, y hace que un poco se desvalore y se desprestigie nuestro trabajo.

Porque, para mí, yo creo que lo que hacemos es un arte y me encantaría hacer cosas muy especiales que se valoren como tal en vez que, al haberlo visto después de una megafoto en Instagram, ya sean noticias antiguas.

-Tristán: Sí, yo creo que hay una tendencia de cada vez se está acelerando más la moda, la gente también por redes sociales se pone una cosa una vez y ya considera que ya está.

Pero esa tendencia va a tener que haber una contracorriente de hacer moda, pues eso, de una forma más local, cosas viejas que sean más especiales, viejas que te duren más. Y, bueno, pero a la vez yo creo que cada vez la moda rápida va a usar cada vez más inteligencia artificial para ver lo que la gente… las tendencias cuáles son.

Que ya la moda rápida analiza las tendencias, todo esto, pero ya el próximo paso va a ser… hoy en día tienes las fotos de todo lo que se está poniendo la gente, yo creo que el próximo paso va a ser un diseño casi por inteligencia artificial. Y habrá una respuesta de moda de intentar hacer lo opuesto, de hacer moda más individual y más sostenible.

View this post on Instagram

Con ganas de perreo 🐶 Gracias a @makeup_ole 🙌

A post shared by Cosima Ramirez (@cosimaramirez) on

 

-Abarcan un montón de lugares del diseño: fragancias, ropa, ropa de cama, etcétera. ¿Tienen ganas de hacer algo que todavía no hicieron?

-Cósima: Pues, mi madre siempre dice aerogeneradores. Es decir, molinos de viento. Pero nos encantaría llegar a realizar cualquier producto así sostenible y estar más ligados a la nueva economía verde que está a punto de explotar. Ese es el futuro. Porque también te da negocio local, te liberas de muchas monopolias de poder, yo creo que a través de las nuevas posibilidades. Y ahí nos encantaría aportar un toque de color y diseño.

-¿Tienen idea de alguna vez desembarcar en Argentina, más allá de las fragancias? ¿Con un pop up store o algo?

-Cósima: Nos encantaría.

También te puede interesar: La moda argentina ante un nuevo paradigma de producción: el modelo slow

-Tristán: Tenemos aquí una licencia de ropa de hogar, de sábanas, de toallas. Y nos encantaría tener más pero necesitamos alianzas con empresas locales fuertes. 

-¿Imaginan la marca con Ágatha retirada?

-Tristán: Bueno, sí. Es más complicado ver a ella sin la marca, retirada, que a la idea de la marca al revés. Porque mi madre tiene una energía tan tremenda que nunca se va a retirar. Porque a ella le encanta su trabajo y vive para ello.

 

-¿Quién se parece más a ella en ese aspecto?

Tristán: Ninguno. La verdad es que no tenemos la energía.

-Cósima: Yo digo que soy de energía media (risas). Ella es extra…

-¿Con qué sueñan con la marca?

-Cósima: Yo sueño con llegar a ser sostenibles pronto. Yo creo que estamos en el proceso ese y necesito poder dormir bien con mi trabajo.

-¿Nunca se cansan del color?  Viven en un arcoíris eterno...

-Cósima: Es que, de verdad, te aporta tanta felicidad. Es una cosa muy básica, que parece una tontería, pero al trabajar en un sitio lleno de colores te cuesta muchísimo más estar de malhumor. Es así. 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios