miércoles 2 de diciembre de 2020

LIFESTYLE | 12-05-2020 14:20

Renacer después de la cuarentena: Cómo “hackear” nuestra mente 

El filósofo mexicano Enrique Delgadillo, con más de millones de visitas y suscriptores en YouTube, nos acerca su fórmula para convertirnos en la persona que queremos ser después de este tiempo de confinamiento. 

Enrique Delgadillo es un filósofo mexicano, emprendedor online, Coach de “Desarrollo Personal” y Fundador de “Vive Increíble”

Renacer después de la cuarentena
Enrique Delgadillo es un filósofo mexicano, emprendedor online, Coach de “Desarrollo Personal” y Fundador de “Vive Increíble”

La cuarentena en la mayoría de los países está llegando a su fin. Sin embargo, luego de permanecer encerrados y experimentar diversas emociones, ¿Cómo podemos resetearnos para comenzar de nuevo?

Yo creo que más que resetearnos tendríamos que tomar las lecciones aprendidas de la cuarentena y decidir en qué tipo de persona nos queremos convertir. Ahora muchas personas están enfrentando sus monstruos internos.

Personas que tienen miedo de estar solas están experimentando ese miedo de forma agrandada, personas con preocupaciones financieras están viendo multiplicados sus conflictos con el dinero, y personas que traían arrastrando problemas en sus relaciones ahora están viendo magnificados esos problemas porque los tienen enfrente todo el día.

Yo personalmente estoy observando como mi ansiedad por comer se ha triplicado ahora que tengo comida a sólo unos pasos todo el día, y tengo que hacerme la misma pregunta ¿Quiero seguir siendo esta persona? Y si no, ¿quién quiero ser? ¿Y qué tengo que hacer para convertirme en esa persona que quiero ser?

Yo soy de la creencia de que nada en el mundo sucede por qué sí, creo que todo tiene un para qué. Y que las personas más conscientes están encontrando su para qué en todo esto.

Es como si el mundo estuviera preparándose para una evolución y obligándonos a todos a trabajar lo que tenemos que trabajar. ¿Tienes problemas financieros? Tal vez sea momento de empezar a enfocarte en crear nuevas fuentes de ingreso o finalmente tomar control de hábitos de comprar compulsivamente o poner a otros antes que a ti mismo.

También te puede interesar: El arte y sus expresiones en cuarentena

¿Tienes sientes solo o sola? Tal vez sea momento de convertirte en la persona que disfruta de su propia compañía, que no requiere de la presencia de otros para sentirse feliz... sólo así puedes hacer que la conexión sea una preferencia y un placer, y no un mecanismo para llenar vacíos de autoestima.

Aplica para cualquier área de nuestras vidas. ¿En quién te quieres convertir saliendo de esto? O sólo piensas regresar a lo mismo de siempre?

La segunda de las preocupaciones más grandes que se ha manifestado y aún continúa durante esta crisis global, además de la salud y mantenerse seguro, es la cuestión económica. Si hubiese un manual instructivo a seguir, ¿cuáles serían los primeros pasos para emprender por el buen camino?

Hay cuatro áreas principales a las cuáles tenemos que ponerles atención en nuestra búsqueda por experimentar prosperidad en nuestras vidas (y que las crisis no se sientan tan graves como cuando no tenemos prosperidad). Lo curioso es que casi nadie nos habla de estas cuatro cosas en la misma conversación. Como que diferentes maestros o guías nos enseñan esto por separado, pero la realidad es que no podemos separarlas.

  • La primera es la certeza

El saber que soy capaz de sobrevivir, soy capaz de generar intercambio de valor y conseguir lo necesario para vivir. Es una creencia constante entre las personas más prósperas, el saber que eres capaz de proporcionar servicio, aportar valor a las vidas de otros, y generar con ello los recursos que necesitas para vivir.

Si tienes esta creencia bien instalada en tu cerebro, jamás vas a sentirte en peligro pues sería una incongruencia. Por eso la autoestima es tan importante para generar seguridad financiera (ya ni se diga prosperidad).

  • Lo segundo es conocimiento de tu misión y propósito

 Es una de las claves que enseño a mis clientes de programas como El Increíble Encuentro sobre emprendimiento y prosperidad. ¿Para qué eres bueno? ¿Qué te apasiona y qué se te facilita? ¿Cuál es tu valor único? Yo creo que la naturaleza no se equivoca, y que cada persona tiene una serie de dones y cualidades que nadie más tiene.

Y no me refiero a que van a inventar el hilo negro o algo así. Me refiero a que no importa si hacen pizzas, y no importa cuántas pizzerías haya allá afuera, su pizza es diferente, es única.

También te puede interesar: “Nuevas oportunidades”: una red de trabajadoras le hace frente al COVID19

Porque algo es seguro, si el servicio que prestas a esa empresa o esos clientes es idéntico a los demás que se dedican a lo que tú, no te van a pagar más. ¿Para qué te pagarían más? Conocer tu valor único es crucial para crear seguridad y prosperidad financiera.

  • En tercer lugar tenemos tu estrategia de monetización

Es nuestra plan para generar intercambio. Para subsistir tenemos que hacer una de dos cosas: Volvernos autosuficientes (sembrar, cazar, hacer nuestra propia ropa y materiales, construir nuestras propias casas), o podemos intercambiar (es lo que hacemos en nuestros empleos o negocios).

La enorme mayoría de nosotros decidimos intercambiar... especializarnos en una cosa, y proporcionar ese servicio a otras personas a cambio de lo que ellos hacen bien. Entonces necesitamos una buena estrategia de intercambio.

Saber qué medios voy a usar para atraer clientes o conseguir ese trabajo, saber cómo posicionar mi oferta, saber lo que valgo y saber recibir lo que merezco por lo que hago.

  • Y la cuarta es la ciencia de la atracción

Yo conozco personas que conocen muy bien su valor único, saben qué les apasiona y qué hacen bien. Personas que también saben cómo quieren intercambiar, qué tipo de trabajo quieren hacer por otros, pero que no tienen idea de cómo hacer que el mundo se entere que existen.

Esto lo veo muchísimo en mi industria. Hay mil y un expertos en cada campo, cada mercado, en la moda, en la educación, en la psicología o lo que sea... pero no tienen la mínima idea de cómo hacer que las personas se enteren de que existen. Esta es la verdadera razón por la que la mayoría de negocios no funcionan... no por una economía que no les ayuda, sino por falta de información sobre cómo atraer atención.

También es la razón por la que personas se quejan de que no consiguen trabajo. No tienen idea de cómo sobresalir de los 800 hojas de vida o currículums que llegaron al área de recursos humanos de la empresa para la que quieren trabajar tan sólo en esa semana. Son uno más. Y no saben cómo dejar de ser uno más.

Me gusta hacer la analogía del ligue, cuando quieres conquistar a alguien y quieres intercambiar con esa persona (sí, incluso las relaciones de pareja son intercambios), necesitamos tener certeza, saber el valor único que tenemos para aportar (por qué somos diferentes de los demás), necesitamos llamar la atención de las personas que nos interesan y saber proponer un intercambio.

Es súper común en nuestros países latinos que nos educan para “esperar” al momento ideal o a que la oportunidad llegue a tocar a nuestra puerta. Y la realidad es que las oportunidades están allá afuera, pero no van a venir a tocar a ninguna puerta... sólo andan ahí, esperando a que nosotros aprendamos lo que tenemos que aprender para aprovecharlas.

No sé cuántos de nuestros lectores estén conscientes de esto, pero los tiempos de crisis son los tiempos de mayor oportunidad para quienes saben verlas. Entonces volvemos a la pregunta de hacer rato... ¿qué tipo de persona quieres ser saliendo de esto?

En una de tus charlas mencionas sobre la “Espiral de la muerte”, ¿de qué se trata esto?

Se crean ciclos de retroalimentación en nuestra mente en donde si tienes pensamientos que te hacen sentir cosas negativas, tus decisiones se vuelven reacciones de esas emociones, y tus resultados suelen ser negativos también.

Al ver este resultado negativo, tus creencias sobre ti y el mundo se vuelven aún peores, generando peores sentimientos y peores reacciones que nos traen peores resultados... y esto puede convertirse en una espiral negativa fuera de control si no hacemos consciencia y tomamos control de nuestra propia mente.

Por eso es que cuando tengo creencias de que el amor es difícil, que las mujeres son complicadas o que los hombres son unos malditos, entonces mis sentimientos son de miedo y de enojo.

También te puede interesar: Coronavirus: cómo viven el confinamiento los latinos que viven en París

Como consecuencia, mis actitudes en mis relaciones son defensivas. Peleo, reclamo, actúo como si alguien me debiera algo y no me lo está dando, o me quiere quitar algo. Y eso generalmente crea relaciones tóxicas. Y sucede en el amor, en el dinero, en la salud y en la vida en general.

¿Cómo podemos ejecutar ese plan que tanto deseábamos? ¿Cómo hacemos que las preocupaciones dejen de ser preocupaciones?

Escribiéndolas todas en una hoja, una por una tomando una decisión de:

  1. Resolverla. Hacer algo hoy mismo para que ese tema quede resuelto, un plan de acción, una llamada, tener esa conversación difícil, hacer una búsqueda en internet, delegar, o lo que sea que tengas que hacer para que quede resuelto, ó...
  2. Dejarla ir: Maya Angelou decía que si no te gusta algo, lo cambies. Pero que si no puedes cambiarlo, que cambies tu actitud al respecto. Si no podemos hacer nada al respecto, entonces ese pensamiento no merece que le dediques ni 5 segundos. Por el simple hecho de que es inútil. Hay que aprender a tomar control de nuestros pensamientos y actitudes. Suéltalo, déjalo ser y deja de dedicarle energía.

El momento perfecto para empezar es hoy, donde estás y con lo que tienes... o como decía el gran Zig Ziglar, “no tienes que ser grande para empezar, pero si tienes que empezar para ser grande”.

¿Qué ejercicios puntuales recomendarías para “Hackear la mente” y tomar una actitud diferente post-cuarentena?

Uno de los ejercicios más transformadores es empezar a observar nuestro diálogo interior. ¿Cómo te hablas a ti misma? Empieza a observar esa voz en tu cabeza que te habla todo el tiempo, que parece ser tú, que te dice lo que piensas sobre una cosa u otra, lo que deberías o no hacer, lo que está bien y lo que está mal.

Esa voz que te dice que no eres suficiente, que no eres atractiva o que no eres capaz, que la economía está muy mal o que el amor es difícil de encontrar... Empieza, sin juzgar, a observar esta voz, así vas a empezar a darte cuenta de las cosas que te estás diciendo a ti misma todos los días, y cómo esto te hace sentir y actuar.

La auto es el primer paso para empezar a transformar esa voz (que por cierto, esa voz no eres tú, es una versión de ti condicionada por experiencias e información incompleta que muchas veces viene de otras personas que nos educaron).

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios