jueves 9 de abril de 2020

LIFESTYLE | Hace 3 meses

11 imperdibles del nuevo barrio cool de Nueva York 

Un clásico de año nuevo se reinventa y aporta esta nueva joya. Pegada al río Hudson y a final del famoso parque High Line: Hudson Yards, el distrito de moda de la Gran Manzana donde todo es originalidad. Acá una pequeña guía con sus mejores atractivos.

The Vessel

Así se llama esta estructura diseñada por el inglés Thomas Heatherwick que recuerda tanto a un panal de abejas como a las obras y escaleras de M. C. Escher. Por ahora, el ingreso es gratuito pero por un tema de cupos requiere inscripción previa por la web (www.hudsonyardsnewyork.com).

Subir sus múltiples escaleras realmente vale la pena ya que cada rincón (tiene unas 80 plataformas de observación) ofrece una vista diferente, tanto hacia afuera como hacia dentro.

Los imperdibles de Hudson Yards en Nueva York

En la base de la escultura hay un pequeño parque y, pegado, un flamante shopping también bautizado Hudson Yards donde cada negocio parece haber nacido bajo la premisa de la singularidad.

Hay cadenas famosas de fast fashión y de lujo (desde a H&M a Fendi) pero lo que más impacta son sus locales más pequeños, bien innovadores.

 

The Shed

Pegadito a The Vessel, aparece este otro edificio que le compite en espectacularidad. Se llama The Shed (cobertizo) y contiene un auditorio, salas de exposiciones y de convenciones.

Su atractivo más interesante es la estructura que lo envuelve ya que parece una sábana que además ¡se mueve! Sí, al estar erigido sobre ruedas, permite agrandar todo el espacio cubierto del lugar. Su construcción demandó unos 500 millones de dólares.

Hudson Yards

b8ta

Para los que conocen Brookstone, este local les podrá resultar familiar aunque enseguida se sorprenderán con su carácter distintivo que lleva al extremo el concepto de “do it yourself”.

Sin vendedores a la vista, cada producto está expuesto junto a una tablet que contiene toda la información necesaria para entender bien de qué se trata, qué hace, qué variantes tiene y demás.

Hay muchos objetos que hoy son furor (como drones y monopatines) pero muchísimos otros (desde relajadores a robots asistentes) que realmente dejan atónito a cualquier consumidor.

Los imperdibles de Hudson Yards en Nueva York

También te puede interesar: Hoteles respetuosos con la naturaleza: Qué hacen y cómo se comprometen

Muji

Esta megatienda impacta por donde se la mire. En primer lugar, porque ofrece prácticamente de todo, desde ropa a comida, artículos para el hogar, librería, objetos de decoración y más.

Su nombre viene de una sigla japonesa cuya traducción sería: “objetos de calidad sin marca” y ese es su gran diferencial, la simpleza y el minimalismo absoluto en sus diseños, tanto en los productos como en el packaging.

Hudson Yards

Lovepop

Hace tiempo que los amantes del papel pedíamos una evolución de las tarjetas festivas y este pequeño negocio ofrece justamente eso. Cada producto es una pequeña muestra de arte, con árboles, criaturas y flores que se muestran en todo su esplendor ante cada apertura completa.

Lo que escribamos va en otro papel por dentro así que jamás “manchará” al diseño elegido. No son baratas (cuestan USD 15 en promedio) pero realmente pueden ser un regalo diferente en sí mismo.

Hudson Yards

 

En las alturas

Sí, Hudson Yards es también una nueva e ideal excusa para un obligado paseo: el del High Line, la antigua traza del ferrocarril que hace años se reconvirtió en un increíble parque de altura.

Pasa por encima de los barrios Meat Packing District y Chelsea, donde está el mercado homónimo que también merece una larga visita (sobre todo a la hora del almuerzo).

Hudson Yards

 

También te puede interesar: Descubrí tres ciudades alemanas de cuento

Forty Five Ten

Otro marca muy singular, que busca amalgamar la moda, el lujo y el arte contemporáneo a través de diversas propuestas. Divididos según moda femenina, masculina o vintage, cada local parece una exhibición de arte, con curaduría de objetos incluida.

Esa es un poco la idea integral, seleccionar productos y lanzamientos de una larguísima lista de diseñadores que van desde creadores emergentes a casas de lujo como Prada y Balenciaga.

El recomendado especial: su local vintage que no solo impacta con su distinguido homenaje a los años 70 sino que permite conseguir prendas antiguas (y en algunos casos, usadas) a precios bastante más accesibles.

Hudson Yards

 

Queensyard

El estilo british en todo su esplendor aparece en este bar y restaurante que ofrece toda la gama de comidas diarias, incluido, claro, un típico “five o’clock tea” con todo lo indispensable para sentirse en medio de Inglaterra. A la hora de la cena, los precios se elevan bastante, incluso en pedidos “simples” como el clásico fish & chips (U$D 26).

Hudson Yards

 

Little Spain

Ocupa casi todo el subsuelo del shopping y su propósito es muy claro: emular los típicos mercados españoles como La Boquería de Barcelona o San Miguel en Madrid.

Para ello contrataron a varios expertos, el chef José Andrés Puerta (nacido en Asturias y nacionalizando estadounidense) y los hermanos Albert y Ferran Adrià.

Puede que en un primer golpe de vista, las diferencias con aquellos mercados sean notables pero aún así, vale la pena buscar una butaca y degustar tapeos como las papas bravas, el pulpo a la gallega, la tortilla y los diferentes jamones serranos. También venden paellas, las famosas cocas de San Juan y churros. ¿Es como en España? No, pero al menos busca parecerse…

Los imperdibles de Hudson Yards en Nueva York

También te puede interesar: Descubrí a la mujer que cuida el Parque Nacional Nahuel Huapi

Relax total

En el piso más alto del shopping se inaugurará en marzo del 2020 uno de los miradores más esperados de la ciudad, se llama The Edge y sobresale por fuera de la estructura del edificio.

Dentro del shopping, mientras tanto, ya está disponible esta singular mirador y sala de relax, con la posibilidad de ducharse, descansar o incluso trabajar allí. Cuesta U$D 6 la media hora.


Los imperdibles de Hudson Yards en Nueva York

 

Atelier Colagne

Nació en París como una empresa familiar y en poco tiempo logró trascender todo tipo de fronteras gracias a su singular apuesta por las colonias y las fragancias de uso diario.

Sus locales, como este de Hudson Yards, también son una invitación al mejor savoir faire parisino, con cierto aire retro y natural. Se especializa en aromas cítricos y florales.

Hudson Yards
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios