lunes 30 de marzo de 2020

LIFESTYLE | Hace 3 meses

Navidad y Año Nuevo entre nubes: cómo pasan las fiestas los pilotos de avión

Martín Villagra y Juan Wainer, dos pilotos que vuelan hace más de 10 años, nos cuentan las ventajas y desventajas de su profesión y cómo es su experiencia en esta época.

Se aproximan las fiestas y probablemente muchos ya tengan comprados sus tickets para visitar a sus familiares o amigos, volver a casa después de viajes de negocio, o simplemente volar hacia aquel destino elegido para pasar Navidad o recibir un nuevo año.

Sin embargo, ¿alguna vez se preguntaron cómo es la experiencia de los pilotos en esas fechas especiales? Es muy común preguntar a los más chicos qué les gustaría ser cuando sean grandes, y la variedad de respuestas puede ir desde convertirse en los personajes más insólitos, hasta igualar la carrera de sus padres.

Pero tanto para Martín como para Juan, la respuesta no era ni una ni la otra, ambos querían ser pilotos pese a que no tenían familiares en la profesión.

La experiencia de pilotear un avión durante las fiestas

“Se trata de una carrera muy difícil y si no sos hijo de piloto quizás sea aún más complicada. También por el hecho de que es muy cara, tuve  que hacer mil trabajos para poder pagarme la carrera”, cuenta Martín.

También te puede interesar: 10 regalos de navidad para todos los bolsillos

Suele decirse que la mejor oficina de trabajo es la cabina de un piloto de avión, y es que pueden deleitarse durante horas con increíbles vistas y altura privilegiada.

Pero ajustar la agenda de trabajo con la de los compromisos sociales no es tarea sencilla, ni mucho menos asistir a eventos familiares como la Navidad.

“A todos nos gustaría poder pasarlo con la familia, pero es parte de nuestro trabajo estar en donde el cronograma de vuelos nos indique.

También te puede interesar: Opciones para unas fiestas fuera de casa pero sin salir de Buenos Aires

De todos modos, siempre se trata de hacer algo divertido y diferente con la tripulación, ya sea algún cambio en la vestimenta, que se pongan gorros, o con comidas especiales.

La experiencia de pilotear un avión durante las fiestas

Recuerdo un 31 de diciembre me tocó despegar de Nueva York hacia Buenos Aires cerca de la medianoche y cuando despegaron las ruedas del piso pude ver los fuegos artificiales sobre todo Manhattan, no me olvido jamás ese espectáculo!”, cuenta emocionado Juan.

También te puede interesar: Guía de regalos sustentables para esta navidad

Martín también coincide en que si bien no tienen la posibilidad muchas veces de pasar con sus seres queridos las fiestas, siempre hay alguna alternativa divertida y en su caso recuerda: “Una Navidad fui acompañado de un amigo y la pasamos en Roma, hacía muchísimo frio y nosotros con una botella de champagne frente a la Fontana de Trevi, no había nadie, pero fue emocionante estar en ese lugar soñado”.

La pasión es lo que los motiva. Ambos coinciden en que las ventajas son muchísimas como la de conocer nuevos lugares, contemplar paisajes inolvidables, estadías en lugares únicos, conocer a personas de todas partes del mundo y la no rutina, son algunos de los privilegios que los impulsan con sus carreras. P

ero por sobre toda las cosas, se trata de una profesión en la que sin pasión no hay nada que dure. “Los cambios de horarios, el cansancio que trae las cabinas por la presurización, las rutinas del aeropuerto y el hecho de estar lejos de tus seres queridos, nada de esto se puede si realmente no te apasiona volar”, aclara Juan Wainer.

A fin de cuentas, pasar la Navidad o recibir el Año nuevo piloteando un avión tiene su encanto, y de eso dan prueba Martín y Juan con sus testimonios. Y ustedes,  ¿se animarían a celebrar las fiestas en un avión?

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios