domingo 25 de agosto de 2019

LIFESTYLE | Hace 2 meses

Descubrí el estudio de la muralista argentina que triunfa en Nueva York 

En exclusiva Sofía Willemoës abre las puertas de su estudio ubicado en el edificio neoyorquino The Assemblage. Mirá la galería. 

La consigna que proponen los empapelados, murales decorativos y géneros de Sofía Willemoës es tan simple como tentadora. Nos invitan a atravesar umbrales imaginarios hacia entornos de la naturaleza y a habitar universos de fantasía. Aportan una ilusión de bienestar al ritmo de vida agitado de las grandes ciudades y con su silente presencia animan a sobrellevar lo ordinario de la rutina. 

En The Assemblage, un espacio de coworking de Manhattan, diez de sus murales brindan este efecto de sosiego a quienes allí trabajan. La misma Sofía es uno de ellos. Hace ocho meses se mudó a Nueva York con sus dos hijos, y pronto lo hará su marido. Desde una oficina de este edificio en John Street dirige la empresa que lleva su nombre y cuenta con una boutique en el barrio de Recoleta en Buenos Aires. 

“The Assemblage tiene una característica diferencial que le da mucha importancia a la espiritualidad, tenés salas de reunión como en cualquier oficina de trabajo pero también hay salas de meditación. Hay un bar de elixires, tragos sin alcohol hechos con componentes naturales: algunos son energizantes, otros son relajantes, según lo que uno necesite”, explica Sofía, que anticipa que abrirá su estudio en el nuevo edificio de The Assemblage en Park Avenue y 25th Street, en NoMad. 

La búsqueda de bienestar no le es ajena. “Debería incorporar más este buen vivir porque trabajo mucho y me queda muy poco tiempo para hacer cosas. Tengo que aprender a desconectar, estoy todo el día en acción. The Assemblage me gusta mucho, no tengo la sensación del encierro de una oficina tradicional, al estar rodeada de plantas y de esta onda tan tranquila. Me hace bien porque soy súper acelerada y me baja. Además estoy muy de acuerdo con ellos en que estar rodeada de naturaleza hace bien. Nuestra propuesta como marca tiene que ver con eso, a través de los murales que hacemos llevamos un poco de naturaleza a los espacios interiores y me encanta cuando se puede vincular la vegetación real con la vegetación mas visual”.

Entre bocetos de diseños, ferias y salones, Sofía se mueve con naturalidad. Pero en una vida anterior sus días se alternaban entre expedientes y audiencias. Estudió abogacía y trabajó diez años en un estudio, pero aunque todo parecía ir bien una voz interior le susurraba que necesitaba un cambio. Esa pulsión por la creatividad se materializó en su marca de diseño que ya va a cumplir 10 años. 

Las composiciones que elabora escapan a los convencionalismos. En ellas imperan la naturaleza, el misterio y la magia. “El nuevo slogan para la firma es ‘See & Wonder’, es un juego de palabras con las iniciales SW. Engloba lo que queremos ofrecer que es una experiencia. Si vamos a lo concreto son murales, géneros y empapelados pero lo que tratamos de ofrecer es que la gente cuando vea los murales se conecte con la naturaleza y también con la fantasía. No solamente son paisajes, sino que muchas veces tienen un cuento detrás y proponen al espectador conectarse con las emociones.

Lo hacemos también en la forma en la que presentamos los productos. En el local intentamos que las vidrieras sean originales y que a la gente le divierta pasar caminando por Arenales y detenerse a ver algo distinto. Y en los eventos que hacemos invitamos a actores y a bandas. Tratamos de ofrecer una experiencia multisensorial vinculada a la música, al arte, inclusive al perfume”. Ejemplo de ello fue su espacio en la feria Maison & Objet de París donde presentó un mural y una ambientación con elementos de la naturaleza y aromas que dialogaban con su obra.

Al mirar hacia atrás, Sofía diseñadora valora a la abogada que fue. “Si bien este es un entorno más creativo, haber sido abogada me suma. Creo que tengo como ventaja, en relación a alguien que no pasó por eso, que me sirve para ordenar los pensamientos. Para entender que toda historia que comienza tiene que tener un nudo y un desenlace. Esto es como un cuento, uno presenta la colección y tiene que tener un contenido y pensar cómo la vas a vender. Todo debe tener una lógica en la vida. Me aportó también ver que los diseñadores tenemos que pensar en que esto tiene que ser un negocio.

 

 


 

at María Inés Viturro

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios