viernes 18 de octubre de 2019

LIFESTYLE | Hace 2 semanas

Connie Isla: "La dieta vegana es la más barata de todas"

La activista y cantante habló de todo: desde abandonar los viajes por el costo ambiental hasta entregar viandas veganas a personas en situación de calle. Descubrí a esta joven que está dispuesta a deconstruise de todo lo establecido. 

Comenzó siendo una influencer que cantaba covers y mostraba fotos preciosas de viajes. Hasta que un día, ya siendo vegetariana exploró el camino del veganismo.

Con tan solo 25 años esta artista se involucra en todos los temas que incluyan desigualdades o injusticias: desde asistencia social (y de calidad) para personas vulnerables, hasta un compromiso con la comunidad afroamericana pasando por el feminismo.

Su carrera musical viene en ascenso, desde que hace poco más de un año empezó a escribir sus propias canciones, se decidió por sacar su  primer disco que presentará en el Teatro Picadilly el 12 de diciembre y que ya tiene casi todas las localidades agotadas. 

La cita es en Tea Connection un lugar de comida saludable que trabaja con productos naturales realizados, en su mayoría, con productores locales. Todo en la vida de Connie parece estar alineado.

Y de alguna manera lo está, como influencer no trabaja con marcas que tengan conductas machistas, ni que testeen en animales y mucho menos que tengan trabajadores precarizados.

Por eso junto con la marca de calzado Puro y la ONG Health Save Argentina están en un proyecto solidario en el que por cada zapatilla vendida se donan 10 viandas veganas a personas en situación de calle. 

También te puede interesar: El desafiante mensaje de la activista Greta Thunberg en la ONU

-¿En qué momento hiciste el click y cambiaste los hábitos de consumo?
-En realidad no sé si fue una situación o un momento. Yo fui vegetariana 8 años, empecé a los 16 pero el vegetarianismo no me llevó a cuestionarme muchas cosas, obviamente quería dejar de comer animales.

Y el veganismo me parecía algo súper admirable, pero inalcanzable porque comía muy poca variedad de cosas. No me gustaba las legumbres, ni las verduras, ni las semillas, entonces si bien el veganismo me encantaba y me atraia un montón, me da un poco de miedo porque no sabía qué comer. 

A fines del 2017 me puse de novia con Nico y él, que no era vegetariano, comía muy bien. Tenía mucha idea de nutrición, proteínas y carbohidratos. Entonces sin querer empezó a couchearme en todo lo que es una buena alimentación.

Connie Isla, una promesa para el futuro de la Tierra

Y así empecé a incorporar algunas cosas, sacando otras y de repente pensé que era momento de dar el paso al veganismo, hice un mes de transición y me hice vegana. 

Obviamente por una cuestión ética pero a partir de ese momento empecé a investigar más, a ver documentales, ver artículos, a seguir a influencers relacionados. Y ahí fue cuando realmente empecé a tomar conciencia de los que implicaba el veganismo y a hacer una activista. 

También te puede interesar: En fotos: jóvenes latinoamericanos marcharon contra el cambio climático

-Hay una creencia de que ser vegana implica tener poca oferta, mucha plata y mucho tiempo...

-Respecto a que es más caro, en realidad es totalmente falso. Puede ser más caro como cualquier dieta, si vos comes carne y vas a comer todos los días a un restaurante o si compras el corte más caro, va a ser carísimo. Pero si compras carne picada y productos más baratos es distinto.

El veganismo es igual. Si comés los básicos del veganismo que son verduras, legumbres y granos es la dieta más barata que puede haber de todas.

Connie Isla, una promesa para el futuro de la Tierra

Yo antes de ser vegana, siendo vegetariana comía muy poca variedad de cosas. Me hice vegana y mi dieta se expandió muchísimo. Uno cree que come variedad, pero cuando te haces vegano empezás a incorporar otras cosas que antes no sabías que existían.

Por último, es verdad que lleva más tiempo ser vegana. Yo en un momento grababa una tira diaria de 10 horas por día, tenía shows, los fin de semana iba a eventos y aún así era vegana. Lo que hacía era prepararme la comida para todo la semana. Yo creo que el tiempo depende de cada persona, pero hay una realidad en la que podés organizarte.  

-¿Cómo surge la iniciativa de repartir viandas veganas junto a Puro y la ONG Health Save Argentina?
-Yo siempre tuve una parte de activismo social fuerte pero en realidad la idea del health save no fue una mía. The Save Movement es una ONG internacional que tiene 3 aristas: clima, animales y salud en las que obviamente desarrollan muchas actividades.

También te puede interesar: ¿Es posible salvar el mundo sin perder el estilo?

En Argentina desembarcó este año en abril y yo estoy muy involucrada, formo parte de la organización. La realidad es que las personas que están en vulnerabilidad comen lo que pueden o lo que se les da.

Lógicamente nosotros apuntamos a darle un alimento que no solo sea nutricionalmente completo sino que sea de calidad. Intentamos usar todo orgánico, evitar procesados y harinas blancas porque entendemos que probablemente sea el único plato con calidad y valor nutricional que reciban en toda la semana.

Respecto al veganismo, nuestra forma de hacer activismo es hacer viandas libres de crueldad animal y entregarlas a gente en situación de calle

-¿Creés que tu generación acompaña los mensajes de tu música?
-Creo que somos una generación que no solo está haciendo un cambio de paradigma sino que está en constante deconstrucción. Yo hablo de diversos temas, desde veganismo a sustentabilidad pasando por aborto, feminismo y racismo hasta estereotipos.

Connie Isla, una promesa para el futuro de la Tierra

A veces me encuentro con gente de mi familia que me dice: “Uh, hoy en día hay que pensar en todo”. Y si hay que pensar todo. Venimos de años de arrastrar un montón de cosas que son totalmente nocivas: mandatos, convenciones o construcciones sociales, Hay muchas cosas que están mal y hay que cuestionarse todo lamentablemente. Y creo que somos una generación que está muy en esa movida. 

-¿Cómo es la interacción con tus seguidores?
-Al hablar de todos estos temas que son bastante incómodos ya tengo como una especie de filtro. Tengo un público que sé que es feminista, que le cabe el veganismo y la sustentabilidad

Hay una buena recepción, obvio que hay temas que generan más controversia que otros, por ejemplo hice un video con Jennifer Parker que es una activista de la comunidad afro de racismo y apropiación cultural y fue un despelote.

Incluso en la gente que está super aggionarda a la realidad o feministas. Todavía hay cosas de las que no se hablan y que si las nombras generan ruido. Ninguna revolución se hizo en silencio, ningún cambio se hizo en silencio. 

También te puede interesar: Las firmas de moda sostenible que tenés que conocer en Instagram

-¿Cómo te ves en el futuro?
-Mi respuesta fue variando mucho porque hoy en día no sabes qué puede pasar. Antes las cosas se hacían de una, dos o tres maneras y hoy son infinitas las puertas y las posibilidades. Mucho más en el  mundo digital en el que vivimos, en donde todo se viraliza y llega a todos lados.

Lo que quiero es básicamente llevar mi mensaje y los mensajes que sean necesarios a la mayor cantidad de gente y poder ayudar de muchas maneras posibles, ya sea a través de la música, del activismo o si pueden ser las dos de la mano, genial.

Seguir abriendo cabezas, porque hay una frase que siempre digo que es de Rosa de Luxemburgo que dice "quien no se mueve no siente las cadenas", incitando a que la gente se mueva y a que sienta esas cadenas y que haga algo para poder liberarse de ellas. 

-¿En tu rol de influencer crees que si darías un mensaje menos comprometido tendrías más llegada?
-Yo empecé siendo una influencer musical, aunque considero que nunca di un mensaje nocivo o que no fuera auténtico, incluso cuando se me acercaban marcas para trabajar. Siempre tuve eso muy claro y me mantuve fiel a mí misma.

Pero obviamente mi estilo de comunicar las cosas viró muchísimo. Antes era más una instagrammer de viajes y ahora quizá soy más activista, más artista. Fue algo que no fue tan lento sino que en realidad medio que sucedió el año pasado. Dejé de hacer covers casi por completo y empecé a hablar de activismo. También dejé de subir fotos de viajes porque dejé de viajar tan seguido

-¿Dejaste de viajar por una decisión o porque se fue dando?
-Dejé de irme de viaje por dos motivos. Primero porque empecé a encontrarme acá con mucho proyectos que me encantan y que no quiero dejar de lado y también porque viajar tiene un impacto ambiental enorme

También te puede interesar: Tres hábitos de consumo que deberías cambiar esta temporada
 


-¿Cómo ves las redes sociales?
-Para mí el tema de las redes sociales está creciendo para un lado que me parece buenisímo y para otro perjudicial. En el sentido en el que veo que la gran mayoría de los influencers comentan cosas bastante banales, no me quiero poner en el papel de "yo comunico el activismo", ni nada por el estilo porque yo también comuniqué y comunico de hecho ese tipo de cosas.

Pero lo que siento es que ya no hay ningún tipo de filtro y creo que Instagram es un poco responsable porque creo una especie de monstruo en el que todos estamos ganando plata y nos hacemos re famosos y le decimos a la gente que comprar y recibimos plata por atrás y no estamos devolviendo nada.

De repente cuando yo hablo de esto hay gente que me dice: "Esta influencer no pidió tener un millón de seguidores" bueno pero los tiene. Y si vos tenés ese poder tenés responsabilidad. No podés tener un millón de personas que te siguen y publicar lo que se te canta.

Tenés acceso a mucha gente. No solo por la cantidad de cosas buenas que podrías estar diciendo sino por el impacto que pueden tener las cosas malas que haces. No digo restringir o imponer ciertos límites, simplemente desarrollar una guía de comportamientos o sugerencias para la gente que tenga más de tantos seguidores. 

-¿Todas las marcas que vos auspicias responden a un cierto criterio ético?
-Yo ya trabajo con muy pocas marcas y de hecho la iniciativa que me plantee a partir de esta segunda mitad del año es que cada marca que se me acerque para trabajar, tiene que tener detrás una acción solidaria.

Connie Isla, una promesa para el futuro de la Tierra

Además tiene que estar alineado con lo que yo creo, osea no voy a hacer algo con una marca muy conocida de gaseosas. La marca no tiene que testear en animales, no tiene que tener trabajadores precarizados, ni tener un impacto ambiental enorme. Tampoco tiene que guiarse bajos ciertos lineamientos machistas. 

-¿Cómo ves lo que está pasando a nivel mundial con el fenómeno Greta Thunberg?
-Lo veo como algo muy positivo. Me parece buenísimo que se ponga en una persona tan jóven como Greta esta bandera porque la realidad es que el ser humano necesita un liderazgo. 

-¿Argentina está mejorando respecto de la concientización?

-A nivel veganismo la veo muy bien parada, no solo hay mucha gente vegana y vegetariana sino que si hablamos de accesibilidad, emprendimientos veganos y restaurantes, estamos muy bien. A nivel concientización ambiental no siento que estemos tan bien como con el veganismo pero está moviéndose mucho

-¿Si tuvieses la oportunidad de hablar con algún representante de los 3  poderes del estado, qué le pedirías?
-Aborto legal, urgencia climática pero de verdad y crisis alimentaria
. En una impulsividad te diría que se haga vegana argentina, pero no se puede porque hay muchas industrias que dependen de eso, es un proceso paulatino. No está bien que de un día para el otro todos seamos veganos. Le pediría alguna ley relacionada al bienestar animal, aunque salgan todos los veganos abolicionistas a matarme. 
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios