LIFESTYLE | Hace 3 semanas

Clítoris: todo lo que tenés que saber

La tercera edición de la columna de Tati Español para desterrar todos los mitos que circulan en torno a la sexualidad femenina.

Ahora que ya sabemos la diferencia entre vulva y vagina y sabemos que todas las vulvas son correctas, normales y hermosas, vamos a lo importante. ¿Qué es el clítoris? ¿Te acordas que en la columna anterior dijimos que es la punta del iceberg?  

Si miras tu vulva (te lo recomiendo mucho) dentro de los labios internos, vas a ver la entrada de tu vagina, arriba de ella un pequeñísimo agujero (que es la uretra, por donde sale el pis que puede que lo veas, como puede que te sea complicado) y arriba el clítoris (este si, lo vas a ver y sentir con facilidad). Ese porotito que muchas nos vuelve locas de placer

Ese es el glande de tu famoso clítoris, pero en realidad, el clítoris es todo un órgano mucho más extenso, el glande continua hacia adentro y hacia abajo, por debajo de la piel, tiene como si fueran cuatro patas que van dos de cada lado de la vagina y la abrazan

Dos de estas patitas son los brazos, o piernas del clítoris (que quedan por debajo de nuestros labios externos) y las otras dos son los bulbos del clítoris, que quedan debajo de los labios internos abrazando toda la entrada y el primer tercio de la vagina. 

La vagina es solo el canal fibromuscular, que conecta nuestro útero con el exterior. Toda la parte interna del sistema clitorial, es lo que le da sensibilidad a la vagina y lo que permite que sintamos placer en el primer tercio de ella.

La vagina en si misma tiene pocas terminales nerviosas, sin embargo el glande de nuestro clítoris tiene entre 8 mil y 6 mil, que conectan con otras 15 mil que van desde una ingle a la otra.

Viste que las instrucciones de los tampones y las copitas menstruales, dicen que tenes que pasar el primer tercio de la vagina cuando los colocas. En realidad lo que estas pasando ahí son los bulbos del clítoris, es decir la zona de sensibilidad que está en el primer tercio de la vagina.

Los restantes dos tercios de la vagina no sienten, no tienen sensibilidad (aunque puede que encuentres sensibilidad o dolor en el cervix, que es el fondo de la vagina).

También te puede interesar: ¿Cuántos tipos de vulva existen?

En los segundos dos tercios de las paredes de la vagina no hay sensibilidad, por eso, al tampón o la copita no la sentis si la colocas bien adentro y si pasas los bulbos del clítoris. Si los colocas mal, y te quedan un poco para afuera molestan porque ahí está toda la sensibilidad vaginal. 

Eso  es por que el responsable de nuestros orgasmos y placer es nuestro clítoris, su glande externo y todas las partes internas, que mide en promedio entre 10 y 13 centímetros por dentro: ¡es decir que es enorme! 

Todos nuestros orgasmos son clitoriales ya sea por estimulación en el glande, por tacto, vibración, mimos o estimulación de sus vulvos a través de la penetración.  

El clítoris es nuestro órgano sexual donde sucede toda nuestra excitación y erección, obviamente, todo nuestro cuerpo es erógeno y excitable, y nuestro principal órgano sexual es el cerebro. Pero el clítoris es donde fisiólogicamente pasan la mayor parte de las cosas cuando nos excitamos sexualmente.

También te puede interesar: ¿Que tenemos las mujeres entre las piernas?

Estudios científicos nos cuentan que solo un 20 por ciento de las mujeres encuentran sus orgasmos a través de la penetración exclusiva y un 80% dice necesitar estimulación clitorial para encontrarlos. Se puede combinar penetración con estimulación clitorial o simplemente estimulación. 

Muchas hablan de encontrar sus orgasmos a través del sexo oral, manual, de la estimulación con juguetes que vibran y succionan. Y muchas otras hablan de frotar su vulva contra cosas varias (los órganos sexuales o alguna otra parte del cuerpo de otra persona, un objeto, un o un juguete sexual) yo a eso lo llamo Vulvanizar.

Si penetrar es el acto de meter un pene en una vagina o ano, Vulvanizar para mi es el acto de frotar nuestra vulva entera (incluyendo nuestro clítoris) contra lo que sea que nos de placer.

Muchas veces el instinto nos lleva a vulvanizar, pero a medida que crecemos nos enseñan que la penetración es la única manera posible de sexualidad

También te puede interesar: Terapias de Reemplazo hormonal: pellet o el “mal llamado” chip sexual

Como vimos, las maneras de encontrar los orgasmos para nosotras son de lo más variadas, pero todos esos actos, en general suelen formar parte de los mal llamados “juegos previos” y la penetración puede ser el acto principal y (no siempre, pero en general) entenderse al sexo como penetración.

“Si no hay penetración no hay sexo” me dijeron en twiter “¿se saca la virginidad con la copa menstrual?” la escuche decir a Moria Casan hace semanas en su programa televisivo (y un ginecólogo no la corrigió). He hablado con chicas que tuvieron sexo anal, antes que vaginal para “preservar su virginidad”.

Y personas que no reconocían esos primeros encuentros de roces y frotes como sexo, hasta que no fueron penetradas. 

Yo no digo que la penetración no sea agradable, placentera y orgásmica. Lo que digo es que es UNA posibilidad en un encuentro sexual, de un abanico inmenso de posibilidades que la sexualidad nos propone. 
Prendemos la tele y cualquier película o serie nos muestra al sexo como penetración y el cine erótico tambien.

Es hora de que dejemos de  ver las prácticas que nos acercan a los orgasmos como la previa  y los entendamos como parte plato principal.

Muchas veces (no siempre, obvio) las parejas heterosexuales con el tiempo van dejando la previa de lado, en pos de simplificar un poco el sexo y esa costumbre va dejando los orgasmos femeninos de lado, y ahí se pierde las ganas, la libido y el placer. 

También te puede interesar: Los mejores juguetes sexuales femeninos de 2019

Siempre hay que darle importancia al clítoris, antes de la penetración, durante y después. Y dejar de lado esta idea que nos vendieron de que existe el orgasmo vaginal y el orgasmo clitorial, todos nuestros orgasmos son clitoriales, incluso los que vienen de la mano de la penetración.

El hecho de que nuestros orgasmos suelen estar fragmentados y seccionados, (vaginal, clitoriadiano, del punto G, U, A,) genera que una sienta que algo le falta, que algo se está perdiendo, que un tipo de orgasmo en mejor que el otro.

Para que te des una idea de lo profundo que cala esto en nuestra sociedad, podemos usar un ejemplo (hay millones): la imposibilidad de llegar al orgasmo a través de la penetración vaginal, estuvo en del DSM, (el manual de psiquiatría que se usa mundialmente para reconocer y tratar diagnósticos y enfermedades mentales) durante muchos años, y recién se dejó de considerar un trastorno mental en 1954, dejando inmensas secuelas súper dolorosas en la gente que no encuentra sus orgasmos a través de la penetración vaginal

Y no solo es importante entender al clítoris para saber que a través de él encontramos nuestros orgasmos, también es importante comprender sus tiempos y formas. 

Todo el sistema clítoris está formado por los mismos tejidos que tiene un pene, es decir cuerpos cavernosos y esponjosos, que durante la excitación sexual se llenan de sangre y al quedar atrapada genera nuestra erección

También te puede interesar: Descubrí todos los detalles del juguete sexual del que todo el mundo habla

Aunque hay algunas diferencias: nuestra erección sucede debajo de varias capas de piel y tejidos, entonces, no es tan visible como la del varón (algunas pocas cosas se manifiestan por fuera, pero no es tan marcado y llamativo como la erección en un pene). Y otra es que nuestra erección requiere bastante más volumen de sangre, (casi 7 veces más que un pene), es decir que significa utilizar más tiempo.

Si lo que te gusta es el sexo con penetración, tenes que darte tiempo previo, que en promedio es de unos veinte minutos (solo es un promedio puede ser más o menos), para que todo el sistema clitorial este erecto, (¿o acaso pueden tener sexo penetrando con un pene que no esta erecto aún?).

Y, por otro lado, para encontrar los orgasmos femeninos se necesita estimular el glande del clítoris (¿o acaso se puede tener sexo con un pene sin estimular en ningún momento su glande?) 

O quizá, sos parte de ese 80 por ciento restante de mujeres que encuentran sus orgasmos de otra manera y tenés que recurrir a tu creatividad para encontrar formas, situaciones y posiciones en las que puedas vulvanizar con mayor facilidad.

Esta buenísmo tener en cuenta que dejar de pensar que hay una sola y única manera correcta de buscar nuestros orgasmos, nos da libertad y nos hace empezar a disfrutar del sexo.

Y que el dejar ir la idea de que todo el sexo es penetración, nos beneficia no solo a nosotras las mujeres, sino también a los varones. Entender como es el clítoris y como darle placer, nos hace, por ejemplo, dejar de pensar en el largo de un pene, en la idea de que la erección es todo y en que siempre ellos tienen que saber todo sobre nuestro sexo. 

Sabemos, podemos pedir, sugerir y tomar todo el control. Y no nos importa si los penes son largos o duros, solo que sepan usarlo y estimularnos.
Ahora que ya sabes! A practicar! 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios