domingo 19 de mayo de 2019

LIFESTYLE | Hace 1 semana

Conocé todos los beneficios de la masturbación

A partir de la revolución femenina, la posibilidad de darse placer a una misma salió del clóset y lejos de ser algo vergonzoso genera orgullo. 

¿Te sonrojaste alguna vez pensando o hablando de masturbación? ¿O sencillamente nunca te lo planteaste? Resulta que sus beneficios son múltiples, y tengas o no pareja, puede aportarte más de lo que pensás. Raquel Graña, la española psicóloga, sexóloga y coach educativa nos explica las diferentes partes de nuestra anatomía y nos anima a probar o implementar este hábito. Olvídate de la vergüenza porque ahora toca disfrutar.
"Conocerse y darse placer a una misma es totalmente licito y deseable, te ayuda a sentirte conectada contigo misma, estar alegre y a potenciar el deseo sexual. Todos son beneficios", nos comenta la experta. Y es que, conocer tu propio cuerpo puede conllevar, además de a una liberación física, una psicológica. Pensar y actuar sin tapujos, olvidarse de los prejuicios y conceptos preestablecidos... son tantas acciones que pueden mejorar nuestra vida personal. 

¿Conoces algunos de sus beneficios?

Masturbarse ayuda a aliviar el dolor del ciclo menstrual, libera la tensión sexual, ayuda a dormir mejor, reduce el estrés y fortalece el tono muscular. Un todo en uno ultra beneficioso que nos recuerda que esta práctica, lejos de ser nefasta para el cuerpo, es también una garantía de una buena salud sexual.

¿Pero... sabes realmente cómo masturbarte?

Aunque evidentemente el placer depende de cada mujer, existen algunos trucos comunes para llegar adonde quieras llegar... no dudes en practicar e ir experimentando. Puede que algunas reacciones de tu cuerpo te sorprendan y este es precisamente el propósito: conocerte a fondo de manera que puedas disfrutar siempre, sin crear ningún tipo de frustración o estrés. El sexo siempre debe ser placer.

El orgasmo femenino se consigue esencialmente a través de la estimulación correcta del clítoris, no introduciendo nada en la vagina.

Introducir los dedos en tu vagina es un mito malamente difundido, en la masturbación esto no es absolutamente necesario.

La estimulación se puede hacer hacia los lados: arriba o abajo, dando golpecitos en el clítoris o hacer círculos de forma directa o indirecta... depende de la sensibilidad de la zona. 

Nunca te olvides que  masturbarse debe realizarse por voluntad propia, sin presión. Sola o acompañada, recuerda la importancia de no hacer nada que no quieras. Disfrutar libremente de tu cuerpo es tu decisión. ¿Lista para adentrarte en el mundo del placer?
 

Esta nota fue publicada originalmente en el sitio Marie Claire España.

at Raquel Graña|Gloria Vázquez

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios