Saturday 25 de May de 2024

CULTURA | 18-02-2023 00:23

“¿Quiénes son campeones mundiales?”. LP la rompió en su primer Luna Park y selló para siempre su amor con Argentina

La cantante neoyorkina desembarcó este viernes en el mítico estadio de la avenida Corrientes, al que llenó de calor y ecos de una voz sublime.

Ni los inesperados 10 grados de este viernes de febrero pudieron enfriar una jornada bien caliente para quienes esperaban con ansias el regreso de LP a nuestro país. Había estado en 2022, es cierto, pero en el marco del Lollapalooza y ahora se trataba de una ocasión bien distinta: su primer Luna Park, enterito y expectante para ella sola.

Tras la breve presentación de la joven Nani Bargiano, la cantante neoyorquina irrumpió en el escenario a las 21.30, enfundada en una de sus clásicas chaquetas blancas y la guitarra colgando a la espalda, con ese andar que nos hace soñar con un lejano oeste “perfecto”: rockero, igualitario, sonriente y muy festivo.

LP en el Luna Park
LP presentó su más reciente disco Churches ante un Luna Park enfervorizado.

Flanqueada por los hombres de su banda, una gran cantidad de banderas LGBTQ+ y por sus icónicas iniciales de fondo, Laura Pergolizzi comenzó a demostrar la enorme potencia de su voz con When we touch, de su más reciente álbum Churches.

Luego siguió una potente seguidilla de temas de ese disco hasta que una estrofa imbatible -“There was a time, there was a life…”- nos metió de lleno en When We're High, una de sus canciones más personales y vibrantes.Mujer de pocas palabras, la cantante enseguida conquistó al público con una simple pero contundente pregunta: “¿Quiénes son campeones del mundo?”, exclamó con su ya característica sonrisa de lado. La suerte del amor entre Argentina y LP ya estaba echada.

Muchos dirán, y con razón, que no hay instrumento como su voz, pero ella parecía decidida a demostrar que sus encantos podían extenderse a la guitarra, el ukelele, la armónica o incluso la pandereta. Pero sí, nada pudo eclipsar –ni siquiera sus famosos silbidos- a sus impecables agudos, tan armoniosos como potentes. Como en How long can you go, como en The one that you love o en Recovery y Tightorope, LP provoca la extraña sensación de que perfectamente podría hacer todo su show a capella, vibrando con ella en cada nota y en cada frase.

LP en el Luna Park
LP se guardó Lost on you para el final.

Uno de esos momentos de máxima conexión llegó por ejemplo con Churches, cuando todo el Luna se tiñó de “rojo” para cantar con ella un estribillo que la pinta de cuerpo entero: “My church is love”. Acostumbrada a sorprender, LP se guardó para la última canción una versión bien hi-fi de su más famoso hit: Lost in you, que hizo saltar, bailar y ”brindar” a la multitud al ritmo de “Let's raise a glass or two, to all the things I've lost on you“.

Podría haber sido un final típico, pero ella quiso ir un poco más allá, bajó al campo, a saludar, a firmar banderas y a dejar varias selfies que solo podrán lamentar una cosa: no poder capturar para siempre una voz que, de verdad, debería ser eterna.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios