miércoles 28 de julio de 2021

CULTURA | 05-01-2021 09:58

Conocé a la autora que se inspiró en la primera mujer que reclamó igualdad de género y fue expulsada del paraíso

Hablamos con la escritora Inés Arteta que acaba de lanzar su libro La otra mitad del universo. Historia, feminismo y pasión por la escritura.

Inés es escritora e historiadora de la Universidad de Buenos Aires. Esta vez, luego de dos novelas publicadas (El mismo río y Chicas bien) decidió lanzar La otra mitad del universo, un thriller histórico inspirado en Lilit, la primera mujer creada del polvo como Adán y que fue expulsada del Paraíso. Ella fue la primera mujer de la creación en reclamar la igualdad, se constituyó en un potente símbolo libertad y rebeldía femeninas.

-¿Por qué decidiste enfocarte en Lilit? ¿Qué te despertó?

-De entrada, me fascinó el personaje: una mujer con tanto arrojo. Y además, que estuviese en la cultura babilónica y hebrea desde dos mil años antes de Cristo. Al igual que la protagonista de La otra mitad del universo, quise saber todo sobre ella. Tanto pertenecía a la cultura judía, que hay una interpretación rabínica que dice que ella fue la primera mujer creada por Dios, antes que Eva.

La explicación surge para aclarar por qué en Génesis 1:27 Dios crea al hombre y a la mujer del polvo, y unos versículos más adelante crea al hombre y, como no era bueno que estuviera solo, crea a la mujer de una de sus costillas. Según esta exégesis, la primera sería Lilit, solo que se fue del Paraíso en cuanto Adán le pidió que se acostara boca arriba para el sexo y a ella no le gustó la exigencia, que significaba aceptar la subordinación porque abajo era más lejos de Dios, y por lo tanto, un lugar inferior. ¿No es fascinante que la primera en ser creada, antes que someterse, sin titubear, se fuera del Paraíso para nunca más volver?

 

 

-¿Cómo fue el proceso de investigación para escribir el libro?

-Lo primero que hice fue ir a la biblioteca del Seminario Rabínico Latinoamericano de Buenos Aires. Tenía buenas referencias porque conocí a su fundador, Marshall Meyer. De ahí en más, un texto me fue llevando a otro, tanto sobre los autores de los libros sagrados, como la Cábala, la Shoá, la época posterior a la Segunda Guerra Mundial y los campos de desplazados y Palestina. Eso último por el recorrido que hace uno de los protagonistas.

Algo que fui aprendiendo es que en los textos del canon pasa lo mismo que con cualquier texto literario: el que lee, los carga de significado. Los textos del Génesis, como dice el crítico norteamericano Harold Bloom, no necesariamente fueron escritos de manera machista. Así fueron leídos, y mal traducidos (porque no se captó la ironía y el humor de al menos uno de sus autores) y así fueron enseñados.

 

-¿Qué trabajo interno como mujer te llevó a embarcarte en este proceso creativo?

-Cuando empecé a escribir esta novela, pasaba por una situación de salud complicada y un médico, con su bagaje de medicina patriarcal, me vaticinó que moriría pronto. Pasé largos meses sumida en lecturas místicas, desde Carl Jung y Joseph Campbell a textos budistas, y un día llegué a la Cábala, que me fascinó. Poco a poco fui comprendiendo cuánta misoginia había en el augurio de aquel médico, como de otros y otras que fui consultado. Me costó darme cuenta de eso porque por más de que yo me creía superada respecto de las expectativas de mi entorno sobre las mujeres, en el fondo, no era tan así. Los seis años que pasé escribiendo La otra mitad del universo fueron un tiempo de aceptación. De que una puede hacer las cosas cuando puede. Solo entonces.

 

-¿Creés que este puede ser un gran momento para las autoras mujeres o hay aún un gran camino por recorrer para llegar a la igualdad en la profesión?

-Creo que es un buen momento, sí. Pero para la igualdad, falta. Me parece que la generación de mujeres que hoy tiene menos de 30 años, está muy cerca de estar convencida de la igualdad. Pero veremos qué pasa con ellas dentro de diez años, si cuando mandan una carta de presentación a una editorial realmente da lo mismo que sean mujeres o varones y lo que se valore sea su trabajo.

 

-Respecto del rol de la mujer en la historia, ¿creés que hoy en día estamos viviendo una verdadera tercera ola feminista?

-Podría ser. Dentro de unos años tendremos mayor perspectiva para ver si fue verdaderamente una ola y no una moda. Me encanta todo lo que está pasando, desde el me too al pañuelo verde. Soy optimista, pero todavía a la expectativa. A mí me tocó ser joven después de dos olas feministas e igual mi experiencia fue la de ser tratada con condescendencia por ser mujer y de ser objeto de intentos de seducción por parte de superiores. Este tipo de hombres son los que encarna el profesor Arispe, un personaje machista que aparece en esta novela y en la anterior, Los Caimanes, también publicada por Del Zorzal.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios