lunes 30 de marzo de 2020

CULTURA | Hace 1 semana

”El Hollywood de oro fue un auténtico infierno para muchas actrices”

Así se manifiesta la autora Cristina Morató desde Madrid (donde cumple a rajatabla con el encierro decretado) y en esta entrevista habla en profundidad del maltrato y abuso que vivieron figuras como Ava Gardner Rita Hayworth y Liz Taylor.

Home office a un lado y al otro del Atlántico. Así se arma esta entrevista que tuvo de protagonista a Cristina Morató pero también al WhastApp, al mail y, por supuesto, al Coronavirus, la gran amenaza global de estos días sobre la que esta periodista y escritora española, actual residente en Madrid, tiene mucho para decir: “En España estamos viviendo una situación difícil porque ahora mismo hay cerca de 12.000 contagiados y casi 500 muertos.

Se ha decretado el estado de alarma lo que implica que no puedes salir de casa salvo excepciones justificadas. Solo las farmacias y los supermercados están abiertos. Impresiona ver las calles y plazas totalmente desiertas pero hay que ser responsables y hacer caso a lo que nos dicen los médicos y las autoridades.

La autora que analiza en profundidad el movimiento #metoo
Cristina Morató acaba de lanzar su libro: Diosas de Hollywood 

Yo he decidido quedarme en casa y creo que Argentina tiene que aprender de los errores que se cometieron en países como Italia donde al principio la mayoría no se lo tomó en serio y tampoco el gobierno estuvo a la altura, y lo ha pagado – y lo están pagando- muy caro.

Llegan tiempos difíciles pero hay que ser solidarios con los más vulnerables y sobre todo tener una actitud responsable para que no se colapsen los hospitales y los médicos puedan atender a todos los enfermos”, sentencia antes de hablar de su reciente libro, el revelador Diosas de Hollywood.

  • Te has dedicado a estudiar muchas mujeres de la historia. Y en particular a grandes figuras, primero divas como María Callas y Coco Chanel, luego a reinas de diversas dinastías y ahora a divas de Hollywood. ¿Por qué?

Me interesa mucho profundizar en las vidas de grandes mujeres de leyenda que en ocasiones han sido muy idealizadas, descubrir su lado más humano y menos conocido más allá del poder, el lujo, el glamour, la fama…

Intento mostrar al lector a la mujer de carne y hueso detrás de la diva, el icono de moda o el trono real. Por ejemplo, en mi libro Divas Rebeldes reuní las biografías de auténticos mitos del siglo XX en distintos campos como la moda, la política, la ópera…

También te puede interesar: Premios Oscar: ¿llegó realmente la hora de las mujeres en Hollywood?

Y descubrí que estas mujeres famosas, ricas y atractivas que parecían perfectas a los ojos del mundo en realidad todas compartían profundas heridas como la falta de cariño, el abandono de un padre, las secuelas de la guerra, el dolor por la pérdida de un hijo o los traumáticos divorcios.

Y lo mismo sucede con mi nuevo libro Diosas de Hollywood que dedico a cuatro grandes estrellas de cine como fueron Ava Gardner, Rita Hayworth, Grace Kelly y Elizabeth Taylor que en realidad, detrás de los focos, fueron mujeres vulnerables, tímidas e inseguras que solo deseaban ser amadas.

Pero estas “ diosas del amor” en realidad fueron muy desdichas y sus vidas estuvieron marcadas por la soledad, los divorcios, las adicciones, los malos tratos y los desengaños. Creo que dar a conocer sus debilidades y pasiones las humaniza, logrando una mayor poder de identificación con ellas y sus historias.

  • Cualquiera podría decir que todas tenían (desde la mirada de afuera) una situación de gran privilegio… ¿Lo ves o veías así a la hora de elegirlas?

Obviamente en mi libro Diosas de Hollywood las cuatro protagonistas eran actrices que en su época tenían el mundo a sus pies, contaban con una legión de admiradores y protagonizaron sonados romances con los galanes más apuestos.

Eran verdaderas diosas a los ojos del público, las más deseadas y fotografiadas pero a pesar de esta situación de privilegio que sin duda tenían todas pagaron un elevado precio por llegar a lo más alto.

Elizabeth Taylor llegó a decir: “ Todo me ha sido otorgado, pero he pagado esa suerte con un sinfín de tragedias”. Es quizás la frase que mejor define la vida de estas diosas con pies de barro.

  • Lo primero que impacta del libro es ver el nivel de violencia y abuso que las rodeaba o rodeó en algún momento. ¿A vos que fue lo que más te sorprendió al investigar en sus vidas?

Me ha impresionado mucho que todas, salvo Grace Kelly, fueran mujeres que sufrieron malos tratos en algún momento de sus vidas. Ava Gardner, Elizabeth Taylor y Rita Hayworth fueron víctimas de la violencia machista a manos de sus esposos o amantes.

También te puede interesar: ¿Cómo será la miniserie sobre las pioneras del feminismo argentino?

Por ejemplo, Liz Taylor se casó muy joven con Nicky Hilton, heredero del imperio de hoteles de lujo, en una boda de cuento de hadas orquestada por la Metro Goldwyn Mayer.

Pero su matrimonio fue un infierno porque su “encantador” esposo arrastraba una fama de insaciable play boy, además era un adicto al juego y a las drogas.

Durante la luna de miel en un crucero de lujo Elizabeth sufrió una tremenda paliza que Nicky le propinó estando muy borracho y más adelante la estrella confesó que aquella agresión la hizo abortar porque estaba embarazada de él.

También Elizabeth sufrió violencia de género de parte de su segundo marido y “gran amor de su vida” Richard Burton que era un actor de enorme talento pero un hombre complejo, alcohólico y atormentado.

Y en el caso de Ava Gardner, su segundo marido fue el famoso compositor y director de orquesta Artie Shaw. Ella se casó muy enamorada pero él resultó ser un hombre despreciable y conflictivo que le hizo mucho daño.

A su lado Ava se sentía muy acomplejada porque no tenía su nivel intelectual y él la trataba como si fuera tonta, la humillaba delante de sus amigos. La maltrató psicológicamente durante el año que duró su matrimonio y ella acabó destrozada y creyendo que no valía nada.

No deja de impresionar que mujeres tan bellas, con talento, fama e independencia económica se dejaran maltratar por sus respectivas parejas.

  • Hay un patrón común de sometimiento (esto de que los grandes estudios eran como sus dueños) que visto hoy desde el post #MeToo impresiona aun más. ¿Todo este tiempo tuvo que pasar para que se rompa el nudo de silencio en Hollywood?

El Hollywood de oro fue un auténtico infierno para muchas actrices. Ava Gardner llego a decir que “en Hollywood a las actrices nos trataban como si no tuviéramos alma” y era verdad.

Ya en aquella época el acoso y los abusos sexuales estaban a la orden del día pero el silencio era la norma. Los magnates de la industria, como el señor Louis B. Mayer, actuaban desde su trono como señores feudales y se sentían dueños de sus estrellas controlando al milímetro sus vidas.

Estos hombres tan poderosos e intocables, desde sus despachos decidían sobre los divorcios, los matrimonios y hasta los abortos de sus actrices. Resulta irónico que estas estrellas tan famosas y admiradas en realidad no eran dueñas de sus cuerpos.

Pero entonces las actrices no podían denunciar y por fortuna ahora el movimiento Me Too ha destapado algo que ocurría ya entonces y que todos sabían.

La condena a Harvey Weinstein es un gran paso pero llega tarde para tantas actrices que el pasado sufrieron en silencio y cuyas sus vidas quedaron para siempre marcadas.

La autora que analiza en profundidad el movimiento #metoo
En su nuevo libro la autora revisa las historias de vida de Ava Gardner Rita Hayworth y Liz Taylor
  • Creés que se vienen realmente otros paradigmas de vida para las llamadas “divas”? Antes que eso, ¿seguirá existiendo la figura de “diva”? En esta era todo parece mucho más atomizado y volátil. Ese nivel de fama ya no parece muy posible…

Hoy día ya no existen divas como las de antes, ya no hay una Maria Callas por ejemplo o una Marlene Dietrich, ya no existe ese glamour, elegancia y sensualidad. Pero si hay mujeres en el campo musical como Madonna o Lady Gaga que yo si las considero divas en el sentido de que son artistas únicas, con fuerte personalidad, admiradas e imitadas por millones de fans y que son un ejemplo de mujeres que pisan fuerte, y que han llegado muy lejos gracias a su fuerza de voluntad, a su rebeldía, al trabajo duro y que hoy inspiran a las jóvenes generaciones.

  • Con cuál de estas cuatro actrices de ese Hollywood dorado te sentiste más identificada?

De las cuatro siento un especial debilidad por Ava Gardner que además he elegido como portada de mi libro. Me identifico con su espíritu indómito y rebelde. Ava fue hasta el final de sus días “la gitana de Hollywood” como la llamó el actor Humphrey Bogart.

Fue la estrella más bohemia, libre y auténtica de la época dorada de Hollywood. Es cierto que no tuvo suerte en el amor, que siempre se enamoraba, según ella misma reconocía, de los hombres equivocados, violentos, atormentados, bebedores que la hicieron muy desdichada…

Y que su matrimonio con Sinatra fue una decepción debido a los celos y alcohol que derivaban en broncas, peleas en público e insultos… Pero siempre creyó en el amor y se entregó con pasión.

Quizás la mejor definición de su forma de ser y vivir la escribió ella misma en sus memorias: “Si tuviese que volver a vivir mi vida, la viviría exactamente igual. Tal vez un par de cambios aquí y allá, pero nada en especial. Porque la verdad, encanto, es que he disfrutado de la vida. Me lo he pasado en grande”.  

También te puede interesar: Conocé el libro que hizo surgir el término mansplaining

  • ¿Y con cuál menos?

Pues quizás con Rita Hayworth que tras su deslumbrante belleza era la más frágil, ingenua y vulnerable, muy marcada por las tragedias que sufrió a lo largo de su vida. Su historia es dramática porque sufrió los abusos de sus padre, el bailarín español Eduardo Cansino.

Éste la obligó a abandonar la escuela y a actuar con él en antros y casinos de Tijuana, México, donde se presentaban como pareja artística. Más tarde Orson Welles, el segundo marido de la actriz, escribió en sus memorias que Rita había sido violada por su padre desde los 13 años hasta su adolescencia y este trauma le causó un enorme sentimiento de culpa que arrastró toda su vida.

La Hayworth se casó en cinco ocasiones y casi todos sus maridos fueron tipos desaprensivos que se aprovecharon de ella. Sufrió malos tratos, humillaciones y desengaños que le rompieron el corazón. Al final cayó en el alcoholismo y padeció Alzheimer en una época en la que poco se conocía sobre esta enfermedad degenerativa.

  • ¿Apareció en vos la nostalgia en algún momento del proceso de investigación o de escritura?

Más que nostalgia, a mí me encanta el cine clásico de aquella época y ahora cuando he vuelto a ver películas como Gilda o La gata sobre el tejado de zinc admiro más el trabajo de estas actrices porque ahora sé que atravesaban momentos muy duros justo cuando alcanzaron la fama.

Por ejemplo cuando Rita Hayworth rodaba Gilda, la película que la convirtió muy a su pesar en un mito erótico internacional, era una mujer triste y deprimida porque acababa de dar a luz a su hija Rebeca, fruto de su matrimonio con Orson Welles, y el cineasta la había abandonado.

Rita se sentí perdida, sola y muy abatida porque Welles fue el gran amor de su vida. Lo mismo le ocurrió a Elizabeth Taylor cuando rodaba con Paul Newnam La gata sobre tejado de zinc.

La actriz perdió a su tercer marido, el productor Mike Todd con el que acaba de tener una hija, en un terrible accidente de aviación. Pese a su dolor y a su bajo estado de ánimo sacó fuerzas para incorporarse al rodaje de la película que le valió además una nominación al Oscar.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios