Saturday 13 de April de 2024

CULTURA | 25-04-2023 08:42

Agustina San Martín: conocé a la directora argentina que se formó con Lin-Manuel Miranda

La cineasta Agustina San Martín participó de la iniciativa Mentores y Discípulos de Rolex y nos cuenta su experiencia junto al artista Lin-Manuel-Miranda.

Siempre sentí que los momentos en los que no estaba creando nada eran muchísimo menos excitantes que los momentos en donde sí lo hacía », confiesa Agustina San Martín. Esta cineasta argentina tuvo la posibilidad de participar de la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos que ofrece a jóvenes artistas la oportunidad de tener un intercambio creativo mano a mano con reconocidos maestros y maestras de su ámbito específico.

El programa se creó en 2002 para contribuir a la transmisión del conocimiento y el oficio del arte de una generación a la siguiente. En su caso, fue nada más y nada menos que con el gran Lin-Manuel-Miranda, el compositor, cantante y dramaturgo creador del musical Hamilton y de la película para Netflix Tick..Tick..Boom !

Agustina San Martin: En la cima del talento
“Si la sociedad crece, se atreve a profundizarse, cuestionarse, vulnerarse, perderse y comprenderse, entonces, quizás ahí, veamos un tipo de cine que no hemos visto hasta ahora”.

-¿Cómo fue el trabajo con Miranda? ¿Qué te enseñó?
-Fueron dos años de acompañarnos mutuamente, imposible nombrar las cosas que he aprendido en todo ese tiempo. Pero, sin duda, me enseñó a mirar hacia adelante y nunca hacia atrás. A que se puede abarcarlo todo. A mantenerlo simple.


-En medio del mentoreo realizó Lin su primera película, ¿Creés que pudiste aportarle algo a él con tu experiencia cinematográfica?
-Honestamente, intenté no entrometerme. Él estaba haciendo su ópera prima, una película con producción inmensa. Gente lo perseguía todo el día: si no era en el set, era en las calles de Nueva York donde los que pasaban lo reconocían cada 3 minutos y le pedían fotos. Para mí, fue importante darle espacio a mi mentor y dejar que él venga a mí. Fue viniendo a su tiempo pero, cuando lo hacía, era desde un lugar genuino. Ahí fue donde nos pudimos encontrar. En lo más informal, lo más casual. Ahí era donde nos pasábamos secretos.


-Luego de esta experiencia con el creador de Hamilton, ¿te animarías al teatro?
-¡Sí y no! El teatro me encanta y me divierte muchísimo la dramaturgia. Pero me angustia que no quede grabado en el tiempo. Que una función buena se intente repetir todo el tiempo pero que, aún así, desaparezca apenas termina. La función siguiente no será idéntica. Sé que voy a hacerlo, pero necesito aprender a tener paciencia. El momento no es ahora.

Agustina San Martin: En la cima del talento
Agustina recibió una mención en el Festival de Cannes por su filme Monstruo de Dios.


-¿Cuáles son tus próximos planes laborales? ¿Qué tenés ganas de hacer?
-Escribir, escribir y escribir. Ahora estoy escribiendo dos guiones de películas y coqueteando con publicar mi primera novela literaria. Sigo avanzando con otras posibles colaboraciones también, no puedo decir mucho. Quiero hacerlo todo mientras pueda y por supuesto, que mis películas vayan aprendiendo a ser cada vez más distintas a mí misma.


-Rolex y el tiempo. ¿Cómo y en qué lugares se reparte hoy en día tu tiempo?
-Hoy en día, porque estoy haciendo guión tiempo completo, despierto alrededor de las 8, me siento con mi mate en el escritorio frente a la computadora. Escribo hasta las 15 o las 17 un día normal. Almuerzo tarde, porque si como al mediodía me da sueño y escribo peor. Si estoy bajo presión o extremadamente inspirada, escribo hasta las 18 o 19. Si tengo entregas y tuve otras cosas de trabajo en el medio, como viajes o reuniones, compenso escribiendo a la noche, pero suelo intentar dejar la noche como santuario para ser persona. Es mi momento de ser errática y no deberle nada a nadie. No siempre me sale bien. A veces me quedan las historias pegadas en el cerebro.

Agustina San Martin: En la cima del talento
 No hay bestias y La prima sueca, dos de las obras de Agustina.


-Tenés una mirada osada en tus obras, ¿cómo encontrás nuevas narrativas, cuáles son tus inspiraciones a la hora de crear?
-Ah, falta de timidez absoluta. Creo que todos tenemos ideas o pensamientos osados dentro nuestro, la diferencia es que unos los tapan y otros los gritan.


-Estás trabajando para plataformas de streaming, ¿cuál creés que es el rol de cine tradicional en la actualidad o en el futuro cercano?
-No tengo la menor idea. Sea como sea, tiene que mutar. Soy de la gente que cree que todavía hay muchísimas cosas geniales que todavía no existen. Creer que ya está todo inventado se siente como una resignación modernista, aburrida y limitada.
No pienso que la humanidad haya llegado a su máximo rendimiento. Si la sociedad crece, se atreve a profundizarse, cuestionarse, vulnerarse, perderse y comprenderse, entonces, quizás ahí, veamos un tipo de cine que no hemos visto hasta ahora.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios