lunes 26 de octubre de 2020

CULTURA | 23-06-2020 22:14

Yayoi Kusama, la artista que no conoce fronteras ni pandemias

La japonesa –una máquina de acumular hashtags en Instagram- tiene varias muestras por estrenar en el mundo, una de ellas en el Jardín Botánico de Nueva York. Las claves de un éxito sin pausa.

Seguramente muchas y muchos todavía recuerdan las largas filas de gente que serpenteaban los alrededores del Malba allá por 2013, cuando ese museo ofreció la primera gran retrospectiva de Yayoi Kusama en nuestro país y fue un suceso casi inédito de visitas.

Obsesión infinita era el título de la exhibición y si bien no había llegado aún el furor de Instagram, es indudable que la atención que generaron sus espacios fotogénicos marcaron un antes y un después en la historia de las muestras multitudinarias en la ciudad.

También te puede interesar: Cuatro propuestas de arte para disfrutar desde casa

Desde entonces, la figura de Yayoi –famosa por sus lunares pero también por haberse internado de manera voluntaria en un hospital psiquiátrico, donde vive desde los años 70- quedó grabada en nuestra memoria colectiva y lo cierto es que no somos los únicos.

Sus obras no solo recorren todo el mundo sino que también han logrado récords de ventas en las subastas internacionales, algo muy poco habitual para una artista mujer. “White”, pieza que creó en 1960 superó la tremenda barrea de 7 millones de dólares en una subasta de 2014 en Christie’s New York.

Yayoi Kusama
Calabazas, lunares y mucho color. 

También te puede interesar: “Poesía en tu Sofá”, una inspiradora iniciativa para esta cuarentena

Y en plena pandemia, una de sus obras participará también de la primera gran subasta virtual de Sotheby’s, que sucederá el próximo 29 de junio y está encabezada por codiciadas piezas de Francis Bacon, Pablo Picasso, Andy Warhol y ella, claro.

Nacida en Matsumoto, en 1929, Yayoi se convirtió también en un suceso absoluto en Instagram, donde si bien no tiene cuenta oficial, suele ser objeto de posteos y homenajes de todo tipo. El hashtag #YayoiKusama ya se encamina a la cifra del millón de creaciones, otra marca muy difícil de equiparar (solo cercana a clásicos como #Picasso y #VanGogh).

También te puede interesar: Virginie Despentes: un retrato actual de la escritora ícono feminista

Reacia a mostrarse en público, la artista deja que sus obras hablen por ella. Y este año, aun en pandemia, sus exhibiciones esperan abrirse camino. La más singular de todas ellas se titula Cosmic Nature y aguarda su inauguración en un lugar mágico: el Jardín Botánico de Nueva York, ubicado en el barrio del Bronx.

Por ahora el lugar permanece cerrado pero se calcula que cuando reabran los parques la magnificencia de la muestra podrá por fin será revelada. Habrá muchas esculturas (sus célebres calabazas gigantes), una sala de espejos (Infinty Room), lunares de colores por doquier, tulipanes y un invernadero completamente intervenido.

Algo similar sucederá con otros dos de sus “Infinity Rooms" que están a la espera de la reapertura de la célebre galería Tate Modern de Londres para poder recibir visitantes. Por las dudas, la galería ya avisó que extendía el tiempo de clausura de la muestra hasta mayo del año que viene.

También te puede interesar: El arte y sus expresiones en cuarentena

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios