martes 18 de junio de 2019

BELLEZA | Hace 2 semanas

Qué máscara facial utilizar según tu tipo de piel

Sumá las máscaras en tu rutina de belleza, beneficiate con todas sus multipropiedades, y sorprendete con sus resultados exprés. 

Reverenciadas por influencers y celebrities a nivel mundial y archi recomendadas en los posteos de beauty bloggers, las máscaras faciales se convirtieron en un must have dentro de la rutina de belleza de mujeres y hombres. Este fenómeno –nacido en Corea- llevó a las grandes firmas de belleza internacional a ponerse a la orden del día para poder satisfacer la inmensa demanda arengada por las redes. Nuestras favoritas, son indudablemente las de Purederm. Es por ello, que actualmente el mercado está inundado de máscaras de diferentes presentaciones, formatos, texturas y efectos.  

Si bien las máscaras faciales existieron desde hace añares –las más comunes eran las cremosas o de arcilla- la tecnología al servicio de la estética logró crear dermato-cosméticos que se superan en calidad y eficacia reduciendo los tiempos de exposición para descubrir resultados reales y observables. Es así como las máscaras pasan a convertirse en grandes aliadas para realizar una higiene profunda, refrescar, hidratar, blanquear, tensar, minimizar la apariencia de poros dilatados e inclusive sectorizar las diferentes demandas de la piel del rostro, sobre todo aquellas áreas más sensibles como el contorno de ojos y la región peribucal.     

“Cuando hablamos de máscaras faciales, hay tres conceptos importantes a destacar: máximo nivel de oclusión, es decir que aumentan la hiperemia (temperatura) y la vasodilatación, por lo que se oxigenan los tejidos y consecuentemente se potencia el mecanismo de absorción de los principios activos que se hayan colocado previamente o que contenga la propia máscara evitando su evaporación; resultados exprés comprobables, realmente se observa una mejora instantánea en la calidad, textura y luminosidad de la piel e inclusive hasta una mayor tensión de los tejidos, el llamado “efecto Cenicienta”; y su experiencia relax, nos aplicamos una máscara como un auto-regalo, disfrutando de un rico té o tirados en el sillón mirando nuestra serie favorita… es un momento de disfrute personal e íntimo para vernos y sentirnos mejor”, explica Salomé Claus Conceição, dermato-cosmiatra y auxiliar en medicina estética. 

Otro factor crucial es saber la manera adecuada de colocar una máscara, sea cual fuera su presentación y textura. Para ello, Claus Conceição asegura que es fundamental aplicarla en una piel perfectamente limpia, y para potenciar aún más la absorción de los principios activos, se puede realizar una exfoliación suave previa. “Al retirarla, se debe seguir con los pasos básicos de la rutina, entonces se aplica el hidratante habitual y, si es de día, protector solar (aunque sea invierno)”, recalca la dermato-cosmiatra.  

Para aquellas de celulosa o gel que ya vienen con la forma del rostro y los cortes respectivos, también hay consejos de aplicación específicos: “La máscara debe quedar lo más en contacto con la superficie de la piel posible, evitando que se formen burbujas de aire o pliegues, para que esa adherencia genere una oclusión perfecta”, explica Marcela Bauer Bonomo, responsable de Purederm para Argentina, Chile y Uruguay. Y recalca que se deben dejar actuar hasta que se logre la máxima absorción y en caso de que, al retirarla aún quede excedente de producto en la piel, hay que masajearlo con movimientos de tecleos suaves hasta que penetre por completo. “Las máscaras vienen súper embebidas con principios activos, tanto que siempre suele quedar parte de ese suero en el packaging. Por eso, un buen beauty tip es aprovecharlo aplicándolo, por ejemplo, en zonas como cuello y escote”, recomienda Bauer Bonomo. 

Hay que tener en cuenta que las máscaras pueden lograr efectos inmediatos y shocks de hidratación potentes, no obstante y como todo en la vida, también en el universo de la belleza en la complementación se encuentra el verdadero éxito. Entonces, es importante aclarar que “las mascarillas son un paso más dentro de una rutina de belleza, es decir que se enmarcan dentro de un tratamiento global. Por ende, los cuidados deben ser diarios y constantes, y siempre es bueno tener un diagnóstico de un profesional de la estética que indique cuáles son las necesidades concretas para cada tipo de piel (que como la persona, es única e irrepetible) para que la elección de la máscara sea la adecuada y no nos dejemos tentar por los packagings”, enfatiza Claus Conceição. 

Máscaras bajo la lupa

Hoy existen decenas diferentes de máscaras y cada una tiene su particularidad y beneficios, según efectos pretendidos y necesidades cutáneas. 

Arcillosas 
Si bien se utilizan desde hace muchos años, hoy gracias a la tendencia détox en alza, resurgen y van por más. Con nuevas fórmulas de alto contenido de caolín (al 20% o más), cuentan con un alto poder astringente y una acción limpiadora. Además, absorben toxinas y le aportan a la piel numerosos oligoelementos y minerales. Si bien no son de las más prácticas para retirar, ya que hay que hacerlo con abundante agua y esponja, vale la pena su uso quincenal.

Peel off 
Son máscaras en crema que al cabo de unos minutos se secan y forman una película muy delgada sobre la piel y se retiran traccionándolas. Generan una suave exfoliación de la piel e higiene de la misma, eliminando comedones, espinillas y células muertas. Una de las más conocidas, gracias a las redes, es la de color negro a base de carbón. Son ideales para las pieles grasas, ya que mejoran su condición oleosa.  

Hidroplásticas
Debido a su preparación y aplicación son mayormente utilizadas por las profesionales de la estética en gabinete. Disponen de una parte seca en polvo (a base de un alginato, derivado de las algas) y un activador líquido. Se aplican sobre la piel refrescándola y tienen un nivel máximo de oclusión de los activos colocados previamente en la piel, como por ejemplo la vitamina C. Son tensoras e hidratantes, y dejan la piel súper luminosa. Tienen una densidad viscosa, que al secar endurece y se retira muy fácilmente.   

Hydrogel
Se trata de un máscara de un gel premoldeado que genera una máxima oclusión, por ende una mayor penetración de principios activos, y se adhiere como una segunda piel. Es muy cómoda y, como viene con los cortes para nariz, boca y ojos se hace muy fácil de colocar.  

MG Gel
Esta es una patente registrada por Purederm y es la última evolución en máscaras, ya que está realizada con ingredientes naturales concentrados que hidratan hasta las capas más profundas de la piel. Cuenta con una máxima y perfecta adherencia. Aporta luminosidad, descongestión, y tensa los tejidos en tiempo récord.    

Sheet mask
Son las más comunes actualmente. Están fabricadas a base de celulosa y al aplicarlas hay que ejercer buena presión y adherirlas bien a la piel, evitando que queden burbujas. Suelen ser hidratantes y descongestivas. También se consiguen parches del mismo material exclusivos para colocar en zona de contorno de ojos y boca, que contienen principios activos específicos para estas zonas más delicadas.     

Bubble mask 
Al igual que las anteriores, también están confeccionadas con celulosa. No obstante este tipo de máscaras purificantes expelen las toxinas de la piel mediante burbujas. En contacto con la piel, aumenta la temperatura, y esto hace que se desprendan células muertas, oleosidad e impurezas y queden atrapadas en esa espuma que se genera en la superficie de la máscara.    

Led mask
Es un beauty gadget que e vale de la terapia de led, donde se utiliza longitudes de onda específicas de luz que emiten energía con diversos beneficios. Cuenta con la propiedad principal de ayudar a la descongestión de la piel mientras estimula suavemente al fibroblasto generando nuevo colágeno y mejorando el proceso de envejecimiento de la piel. Dependiendo del tipo y color de luz que se programa varían sus efectos: la roja incrementa la producción de colágeno hasta cinco veces y reduce poros dilatados; la azul desinflama la piel acnéica destruyendo a la bacteria que produce la afección; la verde es la indicada para ayudar a reparar pieles pigmentadas y reduce líneas de expresión; y la amarilla reduce el enrojecimiento y la irritación estimulando la circulación linfática y mejorando la textura y el tono muscular.   

Lo que viene 
Las máscaras son un fenómeno que llegó para quedarse y cada vez se van lanzando nuevas tecnologías que desarrollan productos más efectivos. Según Bauer Bonomo el multimasking es la tendencia que será furor en unos meses. “Se trata de customizar las máscaras según las diferentes necesidades de las zonas del rostro, así se logra personalizar al máximo las rutinas de belleza, y por ende lograr resultados superiores”, explica. Además, otro de los grandes avances que se lanzarán a mitad del 2019 serán los parches inspirados en la terapéutica del microneedling (micropuntura). Bauer Bonomo explica que son parches de celulosa que tienen incorporado un centro de un material biodegradable con microagujas que incorporan ácido hialurónico a las capas más profundas de la piel, por lo que rellenan líneas de expresión y pequeños surcos. Es un método completamente indoloro y se aplican tanto en contorno de ojos como en la región peribucal.
 

at Laura Lagomarsino

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios