martes 20 de octubre de 2020

BELLEZA | 20-07-2020 08:12

Piel: así es cómo debés hidratarla

Dicen que no hay nada más claro que el agua. Sin embargo, cuando se trata de cosmética, tiene sus secretos. Te contamos todo lo que tenés que saber para aprovechar al máximo el ingrediente beauty más valioso.

Cuando los dermatólogos aseguran que la belleza es algo superficial, se refieren a un asunto técnico. Porque el escudo protector imbatible que tenemos contra el exterior, es la capa visible de la piel. Si luce bien, es porque estamos resguardados y también saludables por dentro. Significa que ¨la custodia¨ funciona perfecto. ¿Cuál es el combustible que ayuda a la epidermis a hacer su trabajo? El agua. Y tiene su modo de empleo para funcionar como la mejor coequiper.

Si en belleza se habla del agua, lo primero que nos viene a la mente es la crema hidratante. Sin embargo, no es tan matemático. ¨La verdadera humectación es a través de los líquidos que ingerimos; y lo ideal son dos litros diarios sin importar la edad¨, explica el médico dermatólogo Fabián Bottegal. ¿Qué papel cumple entonces lo que conocemos como producto hidratante? “Es fundamental saber que el agua que tomamos se distribuye por todo el organismo y es justamente a través de la piel por donde más se pierde. Este mecanismo se llama perspiración y es constante. Ahí es cuando entra en acción la crema que bloquea esa fuga”, añade el doctor Bottegal. Es decir, las humectantes no llegan a incorporar contenido hídrico a las capas cutáneas más profundas, sino que lo retienen. 

“El agua está en casi todas las fórmulas cosméticas. No sólo como ingrediente, sino también como vehículo de otros activos, ya que deben ser hidrosolubles para llegar a las células y actuar de manera eficaz”, explica Marta Harff, fundadora de Pefummum Bue. Es decir, la clave está en aprovechar la función de barrera que tiene un tratamiento diurno para crear un dúo dinámico. Durante el día, necesitamos compuestos antioxidantes para resguardarnos de la radiación solar. Entonces, unas gotas de suero a base de retinol o vitaminas A, C y E, antes de la crema hidratante, aseguran una tez bien resguardada.

Belleza Hidratacion

 

¿Cuál es el mejor momento para esta rutina? 

Si bien estos últimos años ganaron popularidad las fórmulas nocturnas, que combaten el envejecimiento mientras dormimos, la deshidratación acecha las 24 horas. Si disminuye el contenido hídrico con el que desayuna la piel, nos volvemos más vulnerables a la radiación solar, a los cambios de temperatura y la contaminación. Esto se manifiesta en forma de enrojecimiento, arrugas prematuras, manchas, imperfecciones. Otro momento clave es después de un baño, ya que el cuerpo absorbe la humedad, pero inmediatamente la pierde. Y con un producto hidratante esto se puede controlar. El dato clave es que la epidermis trabaja como doble agente: bien preparada, almacena y también evita que se evapore el agua actuando como envoltorio impermeable. 

Conclusión: lo ideal es elegir la crema más adecuada para asegurarnos una tez bien configurada, a prueba de ¨fugas de agua¨. Porque si la capa más superficial está frágil y descuidada, se reseca. Y de poco sirve todo lo demás que hagamos por ella. Cuando las marcas lanzaron las primeras fórmulas, notaron que resultaba infinito llamarlas “cremas no deshidratantes”, que es su verdadera finalidad. Y las bautizaron como las conocemos hoy. A pasos agigantados, se vuelven cada vez más poderosas y completas. Si sumamos sus componentes a los nuevos concentrados antioxidantes, son un triunfo cosmético.

¿Qué ingredientes deben tener? 

Aunque lo ideal es combinarlas con otro tratamiento, conviene elegir las más ambiciosas. Y estas contienen ácido hialurónico y colágeno, porque retienen varias veces su peso en agua y actúan como anclaje de la humectación. No hay que olvidar el FPS con un índice mínimo de 30; el retinol para emparejar el tono y cerrar poros dilatados y los nuevos ingredientes estrella de cada laboratorio. Si carecen de filtros UV, hay que sumar a la rutina diaria, durante todo el año, el protector solar.

En el vademécum 2020, una de las apuestas más fuertes son los prebióticos. En los laboratorios de la firma Natura estudiaron su capacidad para estimular el crecimiento de bacterias beneficiosas y aumentar la resistencia contra las agresiones externas. Otro prodigio que ofrece la marca es el castaño, uno de los árboles más antiguos del Amazonas. Sus frutos guardan un tesoro de hidratación inigualable. El agua activada es otra heroína: se trata de una solución acuosa repleta de antioxidantes, súper eficaz para eliminar radicales libres y llevar líquido a los tejidos. 

Para las que usan cosméticos orgánicos o veganos (con productos cultivados sin pesticidas artificiales, fertilizantes o herbicidas), Isabel Escalante, desde Weleda, recomienda el Iris (también conocido como Lirio). Esta planta crece en condiciones atmosféricas húmedas y florece en un entorno de sequedad extrema, ya que almacena grandes cantidades de agua en su rizoma bajo tierra.

“El agua está en casi todas las fórmulas cosméticas. No sólo como ingrediente, sino también como vehículo de otros activos, ya que deben ser hidrosolubles para llegar a las células y actuar de manera eficaz”.

 

Ojo con los ¨likes¨

Hace un tiempo se viralizó en las redes el término Skin Fasting, o ayuno cosmético. Propone dejar de usar, durante un tiempo indeterminado, cualquier producto cosmético. La explicación es que la piel se ¨confunde¨ al recibir activos externos, hasta el punto de ponerse vaga con su mantenimiento natural. No existen estudios que avalen esta teoría. En cambio, investigadores de la Universidad de Glasgow, en Escocia, dicen: ¨Desconfíen de los influencers, sólo uno de cada nueve da buenos consejos”. Y en cuestiones de salud, hay que seguir sólo las recomendaciones de los profesionales. “Lo que podemos rescatar de esta dieta beauty es que, debido a la excesiva oferta cosmética, muchas personas abusan sin saber cómo aplicar cada producto. La idea no es duplicar la cantidad de activos, sino utilizar lo que nuestro cuerpo necesita”, aclaró la Asociación de Perfumería y Cosmética Europea.

Si vamos a reducir el número de productos que usamos, que no sea siguiendo instrucciones de las redes sociales, sino las de un experto. Además, el ayuno cosmético no es para todos. La ciencia confirma que una piel sana es la que tiene la capacidad de mantener la humedad que necesita. Y para lograrlo, además de hidratarnos tomando líquidos, la ciencia nos ofrece el agua como aliada de por vida.

 

 

 

at María Molina

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios