viernes 18 de octubre de 2019

BELLEZA | Hace 4 meses

Todo lo que tenés que saber para cuidar tu piel a partir de los 30

A partir de los 30 años la producción de colágeno y elastina se ralentiza y, si a eso, le sumamos el estrés ¡Nuestra piel envejece a más velocidad de la que nos merecemos!.

Aunque no nos guste el paso del tiempo va dejando su huella. Eso es algo natural, sin embargo, no es un inconveniente para presumir de una piel perfecta. La treintena es una etapa estupenda para lucir una piel bonita con solo algunos cuidados.

Llegar a los 30 no es un trauma: muchas personas se obsesionan con el paso del tiempo y las señales que va dejando el mismo en la piel, pero con unos cuidados adecuados no hay por qué preocuparse.
Nuestra piel está expuesta a numerosas agresiones cada día: el viento, el frío o el calor, la contaminación… todo pasa factura y, por eso, los cuidados de la piel son fundamentales en el ritual de belleza. Los cuidados de la piel a los 30 deben tener algunos pasos fundamentales e incluir formulaciones más ricas para frenar la ralentización de producción de elastina y colágeno.

¿Qué zonas y cómo debo empezar a cuidar mi piel a los 30?
Tus aliados serán: limpieza, tónico, sérum, contorno de ojos e hidratante anti edad con factor de protección. Y si vivís en una ciudad con mucha contaminación deberías utilizar productos con un plus anti polución. 
El contorno de los ojos, de labios y el cuello son las principales zonas que empiezan a acusar el paso de los años, pero podemos recurrir a cosméticos específicos para evitarlo o, al menos, disimularlo.

¿Querés saber qué cuidados necesita la piel cuando llegamos a los 30? Deberías tener en cuenta nuestros consejos para cuidar la piel a los 30 y, además, empezar a identificar los síntomas que pueden hacer que tu piel, pese a ello, envejezca más rápido. Porque, el estrés del trabajo, está haciendo que pierdas luminosidad, hidratación y te salgan más arrugas. Te explicamos la relación del estrés en la piel.

El estrés, tu principal enemigo
¿Sabrías reconocer si tu piel está sometida a mucho estrés? Los expertos de Guerlain nos dan las claves para reconocerlo con cinco síntomas: 
1. La piel está tirante. 
"Con el estrés, la sequedad llega a límites insospechados a causa del exceso de cortisol. Esta hormona aumenta la pérdida de agua transepidérmica y disminuye su capacidad de retener agua".

2. Piel enrojecida e irritada.
"El organismo libera más histamina, compuesto que provoca irritación y sensibilidad extrema".

3. Brotes de acné (no hormonales).
"El estrés produce un desequilibrio entre las bacterias buenas y las malas en la microbiota cutánea. No es de extrañar que en periodos de nervios se formen granitos en barbilla, frente o alrededor de la boca". 

4. Tono apagado, sin luz.
"El cortisol es el responsable directo. Ralentiza el ciclo de renovación celular de la piel y esto hace que deje de mostrarse luminosa. El tono opaco y apagado es uno de los síntomas más claros de una piel estresada". 

5. Más arrugas de las que deberían.
"Estas se producen de forma indirecta a través de los gestos de amargura, rigidez muscular y ceños fruncidos, y de forma directa, con la ralentización de las funciones celulares que disminuyen la cantidad de colágeno y elastina".

Cinco cuidados que pueden reducir el estrés cutáneo.
1. Prodigar la calma (aunque parezca imposible) en tu día a día.
Desde Guerlain nos recomiendan realizar una respiración abdominal profunda, si realizaste alguna práctica de meditación te resultará más fácil realizarla, si no, te explicamos cómo puedes iniciarte en ella: "inspirá profundamente por la nariz contando hasta cuatro, con la mano posada sobre el vientre y observando cómo se hincha al tomar aire. Se hace una pausa de un par de segundos antes de soltar el aire lentamente por la boca, contando también hasta cuatro, y sintiendo el abdomen se deshincha. Este tipo de respiración diafragmática tiene una acción calmante inmediata".

2. Ni un día sin protección.
Cuando tu cuerpo está a la defensiva, tu piel se encuentra en un estado de alerta constante. Es el momento de evitar el daño que la exposición medioambiental realiza en nuestra tez. Nos recomiendan que utilices aquellos que "contienen activos anti-contaminación (la polución es altamente irritante) y contra la luz azul". 

3. La alimentación saludable es clave. 
En otras ocasiones ya hablamos de la necesidad de alimentarnos correctamente para que la piel recobre su luminosidad e hidratación. Trata de comer menos comida rápida, procesados y ultraprocesados y aumenta la ingesta de frutas y verduras. Disminuí el consumo de azúcar y almidón que aumentan la inflamación y pueden llegar a producir granitos e impurezas. 

4. Cambiá tu rutina de belleza durante los periodos de estrés
"No a los productos astringentes ni irritantes, y sí a los hidratantes y calmantes".
 

Esta nota fue publicada originalmente en el sitio Marie Claire de España.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios